2024 en la mira

Faltan 3 años para que los mexicanos elijamos al sucesor de Andrés Manuel López Obrador. Las aguas no están nada quietas y seguramente en los próximos meses asistiremos al encono en todos los frentes, en todos los partidos, pero sobre todo en el gobernante, al que la tragedia de la Línea 12 en la Ciudad de México golpeó duramente y cuyos efectos no hemos visto en su totalidad.

El peritaje preliminar elaborado por la empresa noruega DNV (Det Norske Veritas) señaló que las principales causales fueron la deficiencia en soldaduras, agrietamiento y mala calidad de los materiales.

Deficiencia en los pernos Nelson, falta de pernos Nelson en las trabes que conforman el conjunto del puente, diferentes tipos de concreto y soldaduras no concluidas o mal ejecutadas. Una chambonada, pues. Una obra hecha a las carreras y mal, muy mal ejecutada.

En un país democrático esta situación hubiera dejado sin empleo y sujetos a proceso a los responsables. En México, sobre todo en este momento, no pasará nada con ellos y no sólo no se quedarán sin chamba ni serán enjuiciados. Ya el Presidente los puso por delante como sus principales cartas para la sucesión.

El canciller Marcelo Ebrard Casaubón y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, los principales responsables son, curiosamente, los dueños del afecto del Presidente y, como tal, deslindados de toda responsabilidad. Los culpables son los soldadores, los albañiles a los que se les olvidó poner los ahora famosos pernos Nelson, pues deberían llevar 12 y sólo tenían 3.

Pero todo esto viene a ser una especie de cortina de humo, porque hasta ahora nadie a ciencia cierta sabe qué es lo que piensa AMLO, cuáles son sus verdaderas intenciones. ¿Estará dispuesto a dejar el poder en 2024?, ¿querrá ampliar su mandato o prolongarlo por otros tres años y luego tres y así sucesivamente?

Esa es la parte crucial, todo lo demás es juego de párvulos y el Presidente se aprovecha de esta situación para seguir su juego en solitario. “Destapó” a “Claudio, la esposa de Calderón, Quadri, Diego, Carlos Loret, Krauze, Aguilar Camín”, en medio de una risa sarcástica, como los candidatos de la oposición y al referirse a la tragedia de la Línea 12, dijo que “quieren echar a pelear a Marcelo y a Claudia”.

Frente a esa frivolidad, la popularidad del Presidente y de la jefa de gobierno en la Ciudad de México va a la baja, no podía ser de otro modo, por la forma como se manejó el tema con las víctimas y sus familiares.

En algo tiene razón AMLO, la oposición carece, por lo menos en este momento, de una figura de peso, de un líder que pueda hacerle contrapeso a la figura presidencial. Cierto, tienen tres años para ponerse de acuerdo y ver de qué manera lo enfrentarán y quién encabezará ese esfuerzo. Ya desde ahora se habla del gobernador mexiquense, Alfredo Del Mazo, pero es muy pronto para decirlo, primero debe librar el escollo de las elecciones de 2023.

ASME

Deja un comentario