A darle vuelta a la página

Una de las conclusiones a las que se llega una vez que concluyan los cómputos del proceso electoral 2021, es que el Movimiento de regeneración nacional (Morena) no es invencible en las urnas, como se suponía hasta antes de los comicios del domingo 6 de junio.

La participación ciudadana fue ejemplar con poco más del 50 por ciento. Llama poderosamente la atención que la gente salió a votar a pesar de que desde meses atrás homicidios de candidatos, hechos violentos y amedrentamientos, amagaban con inhibir la presencia en las urnas, lo cual afortunadamente no ocurrió.

A pesar de la intromisión permanente del presidente Andrés Manuel López Obrador durante todo este tiempo de proselitismo, en la Ciudad de México y la zona poniente mexiquense conurbada a la capital del país, así como en el Valle de Toluca y el sur de la entidad, el partido en el gobierno federal recibió un duro revés, diciendo no a la reelección en algunos casos como Toluca, Metepec o Tejupilco.

A la luz de esos resultados, los ganadores incurrirían en un error si echan las campanas al vuelo, por el contrario, deben analizar con frialdad, serenidad y mesura, las cifras que arrojó la votación.

Se tienen que estudiar los diversos factores que llevaron a esos resultados. Elección también es evaluación y los ciudadanos si bien conocen las propuestas de los candidatos, acuden a rechazar o aprobar gestiones con el poder de su voto.

La coalición Va por el Estado de México, que integraron el Partido Revolucionario Institucional, el Partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática gobernará desde los ayuntamientos a más de siete millones de mexiquenses y la coalición Juntos Hacemos Historia a más de ocho millones, de los cuales una cantidad importante provienen únicamente de dos: Ecatepec y Nezahualcóyotl.

Por eso, una vez confirmados los resultados con las respectivas entregas de constancia de mayoría, será muy interesante ver cómo se integran los gobiernos municipales de coalición y cómo la acción política de corrientes ideológicas muy diferentes convergen con un solo propósito que es dar respuesta a los ciudadanos.

Situación similar se vivirá en una arena de representación como es la legislativa, en donde la coalición deberá lograr esos acuerdos que permita sacar adelante iniciativas y reformas que respondan al interés de sus representados.

Los acuerdos a los que lleguen serán necesarios para dar resultados y no defraudar la confianza ciudadana.

Pero si pensamos que en el escenario político la situación irá bajando de intensidad, podemos equivocarnos. Principalmente en el ámbito federal, que sin duda irá teniendo repercusión en la esfera local.

Serán meses intensos; no se descarta incluso alguna reforma que promueva el titular del Ejecutivo federal para que en un proceso extraordinario de la Cámara de Diputados proponga algún tema que afecte al Instituto Nacional Electoral, así haya recibido reconocimientos internacionales por la función que realizó el pasado 6 de junio.

Pero mientras tanto se vale que quienes ganaron disfruten de las mieles del triunfo, para estar más motivados que nunca en entregar buenas cuentas. Enhorabuena y a pensar en los ciudadanos.

A darle la vuelta a la página y seguir construyendo esta democracia.

Para comunicarnos le dejo mi correo electrónico y Twitter:

rosalio.soto70@gmail.com

@periodistamex

Deja un comentario