Ana Lilia Herrera

Con Singular Alegría

En estos días han venido a mi memoria muchas de las mujeres que han ocupado cargos de excelencia en la administración pública del honorable Estado de México. Mujeres también excelentes, llenas de ganas de servir a sus semejantes. Por supuesto que a todas las he seguido y las quiero entrañablemente. Han sido mujeres valientes y esforzadas que le han hecho de este centro del país, un lugar importante y muy valioso. De todos los hombres y mujeres, han sobresalido siendo apenas unas cuantas. Y yo las recuerdo.

Ahora mero están Marcela González, Martha Hilda González e Isabel Sánchez. Recuerdo con afecto a Laura Pavón, Yolanda Sentíes, Carolina Monroy, Laura Barrera, Arlette Trujillo, Betynna Benítez, Ma Elena Barrera, Mercedes Colín, Maribel Cervantes y varias más.

Recientemente, me he encontrado con gran alegría, a muchas de ellas, en un colectivo que se formó hace dos años. Este agrupa a alrededor de 200 mujeres inteligentes, trabajadoras y dignas, que están invariablemente, al servicio de las mujeres y de los hombres de nuestro Estado. Se llama 50+1.

Aquí lo preside una mujer a la que yo sí le creo. Es Ana Lilia Herrera Anzaldo. Mujer trabajadora, exigente, política mexicana de excelencia que ha abierto muchos caminos para sus compañeras.

Escribir de Ana Lilia, me da mucha alegría. Es alguien que siempre me ha apoyado desde que la conozco. Si se atora algo, de cualquier género, por cualquier motivo, ella está allí para socorrer cualquier causa. Le creo. Es una mujer honorable y honesta a la que he visto trabajar y obtener resultados. 

Yo le tengo un profundo cariño a Ana, quien compite en este momento, por su partido de toda la vida, el PRI, para ser diputada federal. Es candidata por el distrito 27 que agrupa los municipios de Metepec, San Mateo Atenco, Calimaya, Mexicalcingo, Chapultepec y San Antonio la Isla.

La conocí desde que era muy jovencita; la he visto crecer enormemente, con base a mucho esfuerzo, valentía y sacrificio. Su trayectoria ha sido más que bien lograda. Y yo le creo.    

La podría definir como una gran política mexicana. Ha sido diputada local, presidenta municipal de Metepec, senadora de la República, diputada federal. Pero más que nada, es una mujer discreta, inteligente y digna. En la administración pública ha sido coordinadora general de Comunicación Social; titular de las secretarías de Educación, y de Desarrollo Social del gobierno del Estado de México. Presidenta del CDE, del PRI. Esto es un gran logro a sus 49 años. Es buena madre, buena hija, buena esposa, buena amiga.

En esta última época, la he seguido de cerca en su última campaña. Puedo decir que es que es una mujer valiente y esforzada y que hará un gran trabajo para la gente que va a representar. Porque: aquí nadie se rinde.

NEF

Deja un comentario