¿Aprenderán del error?

A botepronto no se recuerda un hecho de esta magnitud: el retiro de dos candidaturas a gobernador en un mismo proceso electoral, de un mismo partido y por una misma causa: no presentar sus informes de gastos de precampaña.

A 37 días de la elección, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratificó la determinación del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) de retirar las candidaturas a Félix Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero y a Raúl Morón a la gubernatura de Michoacán.

En medio de este torbellino que se ha presentado en las dos últimas semanas, el presidente Andrés Manuel López Obrador sugirió hace unos días, hacer una encuesta telefónica para preguntar al pueblo si ambos podrían ser candidatos. Y una encuestadora la hizo: De acuerdo con @MassiveCaller, en Guerrero 58.6% de los encuestados consideró que se le debería negar la candidatura por incumplir las reglas y 41.4% consideró que se les debe dejar participar; mientras que en Michoacán el 67.4% consideró que se le debería negar la candidatura y 32.6% dejarlo participar.

Nadie se puede llamar sorprendido. Todos los que entran al juego democrático deben saber y observar las reglas. La ley se aplica por igual, no hay excepciones y se deben apegar al espíritu de la norma.

Para Guerrero, Morena cuenta con dos días para nombrar un nuevo candidato, mientras que para Michoacán corre plazo de cinco días para la coalición que integran con el Partido del Trabajo.

En ambos casos, los actores políticos involucrados deben dar la vuelta a la página lo más pronto posible porque el tiempo apremia. Las posturas y declaraciones de algunos de sus principales activos un día después de estos hechos así lo reflejan; ya no tienen nada que hacer para revertir la situación, por más pataleo que se presente afirmando que se recurrirá a instancias internacionales para denunciar este hecho, como lo hizo el depuesto abanderado morenista en Guerrero.

Será interesante ver cómo se presenta la correlación de fuerzas internas partidistas; garantizar que prevalezca la unidad es el reto que se antoja complicado tomando en cuenta lo vivido en los días previos a la designación de candidatos y la naturaleza misma de un partido político como Morena, sobre todo en el caso de Guerrero.

De eso dependerá que no se fragmente el partido en plena campaña electoral; es probable que no le repercuta considerablemente en los resultados de las votaciones, pero de que les puede perjudicar nadie lo pone en duda.

En su reciente encuesta @MassiveCaller precisa que en Guerrero las preferencias electorales las encabeza Morena con el candidato que designe con 43.8%; mientras que en segundo sitio se encuentra el abanderado de la alianza PRI-PRD con 33.6 %; un 19 por ciento aún no decide su voto.

En Michoacán está más cerrada la contienda, el que sea el candidato designado por la coalición Morena-PT tiene 31.9 % de preferencias, mientras que el candidato del PAN-PRI-PRD, Carlos Herrera Tello tiene 30.8 % aunque un 15.1 % aún no decide.

Sea cuál sea el desenlace, el hecho marcará una página de la historia político-electoral en nuestro país.

Por lo pronto, que se apacigüen los ánimos.

Para comunicarnos le dejo mi correo electrónico y Twitter:

rosalio.soto70@gmail.com

@periodistamex

ASME

Deja un comentario