Bernardo Segura entrena junto a sus hijos y pupilos Brandon y Jefferson

Están a la espera de que se defina dónde buscarán las marcas para ir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021

El ex marchista olímpico y mundialista, Bernardo Segura Rivera, hoy tiene el placer de entrenar a sus hijos Brandon y Jefferson, quienes buscan transcender en la disciplina de la marcha atlética y representar a México en los Juegos Olímpicos Tokio 2021.

El ex marchista aseguró que el ingreso a la caminata de sus dos hijos fue de una manera muy natural, ya que desde pequeños entrenaron con su abuelo, Ángel Segura y esto le agrada, porque el deporte es formativo y les da disciplina.

“Ellos cuando empezaron en esto, nunca pensé que se quisieran dedicar como tal de manera íntegra, solamente como parte de su aprendizaje como niños, que les gusta cualquier deporte. Afortunadamente han seguido, gracias a que, en el caso de Brandon, ganó cinco medallas en olimpiadas nacionales en la categoría juvenil y Jefferson fue subcampeón en la Universiada Nacional; han ido a Europa a competir y han hecho buenas marcas y fue así como se decidieron”

Bernardo Segura

El también diputado por el Partido del Trabajo (PT) en el Estado de México, reconoce las habilidades de sus hijos y pupilos para poder figurar en este deporte; ambos se encuentran rankeados dentro de los primeros 10 lugares a nivel nacional, pues ya suman experiencia en varios eventos nacionales e internacionales.

“Creo que van bien, no hemos acelerado los procesos de formación, porque creo que todavía les falta madurez fisiológica. Es trabajo de mucha constancia, porque cualidades físicas las tienen, ya nada más es que no se desesperen. Les auguro todavía muchos años en esto, porque les gusta el sacrificio, el esfuerzo, el dolor, todo lo que conlleva el alto rendimiento”

Originario de San Mateo Atenco, aseguró que como entrenador de ellos es exigente, ya que divide muy bien sus roles, y ellos, al haber elegido practicar este deporte saben las exigencias que conlleva.

“Yo no me pongo en el papel de padre, yo soy entrenador y hacen lo que tienen que hacer, me enojo cuando es necesario y los corrijo, aquí ya no hay contemplaciones. Ellos saben que no es fácil, son muchos sacrificios, mucho entrenamiento, pero si a ellos ya les gustó, ahora nada más es guiarlos, ubicarlos y aconsejarlos. Nada más que hagan el trabajo que les corresponda, lo demás que me lo dejen a mi”, apuntó

Buena motivación


Ambos hermanos coincidieron al reconocer que de niños no les gustaba tanto entrenar y no se veían practicando la caminata de forma profesional, pero los años y los resultados en la disciplina los ayudaron a decidirse.

“La verdad que en un principio no me gustaba, lo hacía más que nada por salud, no me visualizaba dedicándome a esto; ya conforme fueron pasando los años y se dieron los resultados, para mi fue motivante. Empecé a ver los videos de mi papá, de sus competencias y eso también me motivó bastante, al ver todo lo que logró y saber que yo podía seguir el mismo camino”

Brandon Segura

El año de 2019 fue importante para al mayor de los hermanos, pues fueron sus primeras competencias internacionales, en la Copa Panamericana y en la Universiada Mundial, por lo que pese a la pandemia la motivación no ha parado, sino al contrario.

“(La pausa) yo lo veo positivo, lo veo como un año más de preparación, me están dando un año más de ventaja. Para los atletas de mayor edad un año les puede afectar, porque ellos van en declive de sus capacidades físicas, y yo al contrario cada vez voy tomando más madurez física y mental”,

Por su parte, Jefferson se dijo motivado de poder entrenar junto a su hermano y a su padre, por lo que no quita el dedo del renglón de alcanzar una plaza olímpica, razón por la que entrena a la par.

“Me siento muy contento de pertenecer a la familia Segura, independientemente de que si son deportistas o no. Pero sí es una motivación tener a mi papá y a mi hermano entrenando conmigo, mi papá a pesar de su edad aún sigue corriendo al lado de nosotros, eso es más que motivante”.

Al ser dos años menor, está consciente de que se encuentra en otra etapa, donde aún debe alcanzar un desarrollo pleno, pero aún así el objetivo es que también pueda representar a México.

“Pero el año pasado hice una preparación muy buena, que la verdad me motivó mucho, me sentí muy seguro de poder clasificar a Tokio, pero esta pandemia vino a frenar todo. Yo creo que sí tengo la posibilidad de clasificar, solamente es cuestión de enfocarnos bien, prepararnos y buscar la marca donde sea, porque aún es incierto”, finalizó.

ASME

Deja un comentario