Cinturón Mestizo, orgullosa pieza artesanal mexiquense

¿Sabías que el cinturón que ganó el boxeador mexicano Saúl “Canelo” Álvarez en su pelea del sábado pasado fue hecho a mano por artesanos?

El Cinturón Mestizo que ganó Saúl “Canelo” Álvarez el sábado 8 de mayo, fue orgullosamente elaborado con la técnica de piteado, por dos artesanos mexiquenses, Vianey Rebeca Flores Martínez y Raúl Pérez Carmona, quienes son originarios de San Cristóbal Huichochitlán y son la tercera generación que se dedica al bordado de pita, aquí te presentamos los detalles.

El bordado de pita viene de un maguey que se da únicamente en las sierras de Oaxaca, Chiapas y Guatemala, el cual se da manera silvestre, pero es recolectado por indígenas, quienes lo cortan, lavan y preparan para que tras un tratamiento especial se tienen hebras de la pita, con lo que se bordan los objetos artesanales de la charrería, como son cinturones, hebillas, sombreros, y calzado.

Para el Cinturón Mestizo se trabajó a contrarreloj, en apenas tres semanas se crearon varias propuestas de diseño de la mano de las autoridades de la Secretaría de Cultura y Turismo mexiquense y del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), encabezado por Mauricio Sulaimán, tras perfilar el diseño final, donde se eligieron tres de las nueve surtes charras, así como otros elementos, para lo cual se empleó un mes y una semana.

“Fue un tiempo récord para nosotros, porque prácticamente una pieza fina la elaboramos en dos meses y medio. Aquí trabajaron dos bordadores, un trabajador y mi esposo, y se invirtió de nueve a 10 horas diarias”  

El Cinturón Mestizo tiene bordadas las suertes charras: Cala de caballo, jineteada y floreo de reata, así como dos caballos Frisón en tres patas y se distingue la presencia de la escaramuza, todo engalanado con ornato y flores en tercera dimensión, lo que le da mayor realme y lo convierte en una pieza digna y única de un campeón mundial.

“Es una gran satisfacción. Esto fue un parteaguas en todo lo que hemos hechos, haber sido reconocidos a nivel internacional, es algo que nunca habíamos esperado, todos lo soñamos, tardo, pero llegó este gran orgullo de haber representado a nuestro país y a nuestro estado de México. Nos sentimos completamente satisfechos porque alcanzamos las expectativas”.

Vianney Flores.

Este matrimonio de artesanos, orgullosamente mexiquenses, tienen su taller desde hace más de 32 años, son la tercera generación que se dedica al bordado de pita en la familia. La característica de su taller es que trabajan sobre diseños que pide cada cliente.

La maestra artesana destacó que estos trabajos especiales le permiten al público entender porqué es un trabajo caro, ya que se emplean muchas horas de trabajo y son diseños personalizados, todo se ha ce a mano, es decir 100 por ciento artesanal.

En 2020, artesanos mexiquenses elaboraron otros dos cinturones para el CMB, pero debido a la pandemia no pudieron realizarse las peleas y por ello entregarse a los pugilistas vencedores, y son el Cinturón Otomí y el Cinturón Mazahua.

ASME

Deja un comentario