Con pregunta y sin oro

Finalmente, la pregunta, la famosa pregunta, encontró respuesta, no de la cantidad que necesitaba para ser vinculante, es decir para que el “si” o el “no”, fuera obligatorio para las autoridades, se necesitaba al menos que el 40% del padrón acudiera a votar, solo lo hizo 7%, pero para ser un primer ejercicio de democracia participativa, no estuvo mal.

Ahora que sólo el 7% fuera a votar debe preocupar sobremanera a los morenistas, pues no lograron concitar la conciencia de su pretendida base, no hubo la motivación suficiente para sacar de sus casas a aquellos que querían se les aplicara la ley a los actores políticos del pasado.

Y esos actores del pasado a los que hacía referencia AMLO en sus mañaneras, nunca se dieron por aludidos, ni salinas, Zedillo, Calderón o Peña Nieto le hicieron el caldo gordo al presidente, el único que por su amor a los reflectores levantó la mano fue Fox.

Así, López Obrador se quedó sin contrincantes, no hubo pelea, la sociedad no se tuvo que decantar por una posición o la otra, era de esperarse que aquellos que acudieran a votar lo hicieran masivamente por el “si”, pues fue la única opción que recibió algún tipo de empuje; habrá que aprender del ejercicio, la enseñanza costó 500 millones de pesos.

SIN EL ORO EN FUTBOL

Sin ser periodista deportivo, ni pretender serlo, vi como la selección olímpica perdió en penales ante Brasil en la búsqueda del oro olímpico, una vez más nos quedamos a la orilla, espero poder celebrar una medalla más de bronce, al menos que haya un poco más de alegría en época de eterna crisis.

¿Por qué nos quedamos tantas veces en la orilla?, ¿qué nos impide acceder a esos lugares de la elite?, ¿qué carajo debemos hacer?, es no de creerse que una o un medallista pueda tener más preseas que un país de más de 100 millones de personas. Qué pena.

Encuéntrame en Facebook como Hugo García

ASME

Deja un comentario