Condiciones de cárceles, obstáculo para reinserción social de mujeres

Centros penitenciarios del Estado de México registran sobrepoblación de hasta un 500 por ciento, como es el caso del que se encuentra en Chalco, que tiene infraestructura para 632 y hasta 2019, la población que tenía era de tres mil 284, mientras que las condiciones de las cárceles para las mujeres privadas de su libertad y sus hijos, como hacinamiento e insalubridad, entre otras, son un obstáculo para lograr su reinserción social.

En cuanto a la sobrepoblación, este caso se replica en el 95 por ciento de los centros penitenciarios de la entidad, según fue documentado por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem), en un informe que presentó en el año 2019.

Los centros que reportaron sobrepoblación son, además de Chalco, Ecatepec, Lerma y Tlalnepantla, que presentan sobre población de entre el 300 y 400 por ciento.

Sin embargo, los ubicados en Tenancingo, Cuautitlán, Nezahualcóyotl y Texcoco son algunos otros que presentan el doble o más de capacidad ocupada de acuerdo a la infraestructura.

La Codhem también realizó un estudio pasa saber la situación que viven las mujeres reclusas y se documentó que en centros como Ecatepec, Tlalnepantla, Santiaguito en Almoloya de Juárez, Ixtlahuaca, Nezahualcóyotl Bordo Xochiaca, Nezahualcóyotl Sur, Texcoco, Chalco, Zumpango, Jilotepec, Temascaltepec, Tenancingo Centro, así como al Centro de Internamiento para Adolescentes Quinta del Bosque, las problemáticas que obstaculizan la operatividad de los establecimientos carcelarios son, además de la sobrepoblación y hacinamiento, carencia de infraestructura para una estancia digna, déficit en el personal penitenciario y ausencia de condiciones para atender las necesidades básicas de las mujeres privadas de la libertad y de sus menores hijos e hijas que viven en reclusión.

Se destaca también que las mujeres privadas de la libertad se albergan en un dormitorio con alto grado de hacinamiento, que carecen de espacio físico, ventilación, luz natural, luz artificial, higiene, propiciando condiciones de insalubridad, transmisión de enfermedades y disminución de acceso a diferentes servicios personales, que, en conjunto, obstaculizan el objetivo primordial de la reinserción social de las mujeres.

Asimismo, se resaltó que según un informe emitido con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en Tlalnepantla, Ecatepec, Nezahualcóyotl Bordo Xochiaca, Chalco, Santiaguito, Cuautitlán, Texcoco y Penitenciaría Femenil Nezahualcóyotl, el Estado de México obtuvo en 2019 la calificación de 6.21, en la escala de 0 a 10, que resultó inferior a la de 6.22 alcanzada en el 2018.

El Sistema Penitenciario del Estado de México es el más grande del país, al albergar la mayor cantidad de personas privadas de su libertad a nivel nacional hasta 2019, que asciende a 31 mil 500 en 21 centros penitenciarios, un Centro de Internamiento para Adolescentes Quinta del Bosque y una Penitenciaria Modelo.

Deja un comentario