Covid-19 en tiempos electorales

Ana Liza en línea

En la antesala de las elecciones 2021 podemos ver que ya tenemos en puerta una tormenta prelectoral. La batalla será cruenta y feroz y sumada a la necesidad de las familias a causa del confinamiento, la precaución contra el Covid-19 quedará totalmente rebasada.

A unos días de que arranquen formalmente las campañas políticas que aseguran serán adecuadas a la situación de pandemia que se vive; ya estamos viendo que esto, simplemente no sucederá.

La guerra sucia ya está a punto de ebullición y el fuego amigo es el más cruento. En Ecatepec ayer circularon varios videos en donde por lo menos tres tráileres repartían despensas en unas cajas sin sello ni leyenda -dicen que eran más de cinco mil- mientras otros distribuían cientos de láminas a todo aquel que quisiera. No había rótulos ni qué darle las gracias a nadie; parece que cayeron del cielo.

Dicen que fueron enviadas por los candidatos a alcalde y a diputado local por ese municipio abanderados del Partido Revolucionario Institucional. Al menos esto dice la versión del ayuntamiento, quien terminó deteniendo a 11 personas por haberse enfrentado a los elementos de seguridad pública municipal.

El PRI por su parte, asegura en sus redes sociales que esto es falso; que alguien lo quiere incriminar y que ellos son inocentes de toda culpabilidad.

Ni a quien creerle; muy ad hoc con la Semana Santa -el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra- y es que mientras donde gobierna Morena el PRI hace de las suyas para atraer votos, donde gobierna el PRI, Morena hace exactamente lo mismo y así, todos los partidos políticos se quejan del vecino, pero saben que todos hacen lo mismo.

“Cómo puedes decir: hermano, deja que saque la paja de tu ojo, cuando tú mismo no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Lucas 6, 41-42)

Deberían de leer un poco la biblia para dejar de quejarse de los demás, cuando no son capaces de respetar nada.

Los peor de todo, es que esto apenas empieza; obviamente la situación se ira recrudeciendo día con día. De hecho, lo que más me llamó la atención de estos videos, fue ver cómo nadie, ni los repartidores ni los que reciben la ayuda, se preocupan por hacerlo de manera segura ante la pandemia de Covid-19, que para nada ha terminado.

Todos sabemos que viene la tercera ola, pero la necesidad es más grande que el temor a esta enfermedad, que también quiere ganar la batalla y muta y se transforma para llevarse las más vidas posibles, poniendo en jaque al sistema mundial de Salud y afectando más a los más pobres, y adivinen qué, México está entre ellos.

Lo que estamos viendo ahorita en cuanto a la distribución de dádivas a cambio del voto, se va a multiplicar y todos se dirán inocentes y señalarán al culpable. Pero el saldo de infectados por Covid, es otra historia que en su momento se contará.

ASME

Deja un comentario