De vuelta a la normalidad

A unos días de cumplir dos años de la aparición del primer brote de Covid-19 en Wuhan, China, parece que la normalidad está de vuelta. En lo más álgido de la crisis se auguraban cambios en nuestras formas de convivencia, pero con lo que hemos visto recientemente podemos afirmar que no será así y estamos a nada de volver a lo mismo.

En los lugares de trabajo se normaliza todo; en las escuelas el regreso es un hecho, aunque sea escalonado; los comercios abren para reactivar la economía.

Veamos el caso de la entidad mexiquense.

El Informe de Movilidad de las Comunidades ante el Covid-19 de Google, puntualiza que en el Estado de México el día viernes 8 de octubre se incrementó en un 32 por ciento la movilidad en mercados, depósitos de alimentos, tiendas de comida y farmacias; en un siete por ciento en parques, plazas y jardines públicos y un cinco por ciento más en restaurantes, cafeterías, centros comerciales, parques temáticos, museos, bibliotecas y cines.

Precisamente sobre los cines una buena noticia: la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica registró el pasado fin de semana la mayor asistencia en sus salas desde el inicio de la pandemia, ya que acudieron tres millones 400 mil personas en todo el país, lo que representa un incremento del 800 por ciento respecto al fin de semana anterior, pero inferior en 23 por ciento si se compara con 2019.

Ya es la luz al final del túnel, sin embargo, se advierte que se necesita por lo menos un año con ventas similares a las que se tenían antes de la pandemia para que sea un poco más alentadora la situación en esta industria.

En este espacio comentábamos anteriormente el golpe severo que recibió la industria cinematográfica en pandemia, que se tradujo en pérdidas del 80 al 96 por ciento.

La gente extraña y necesita interactuar como lo hacía antes, porque es un hecho que el Covid-19 es una amenaza a la salud física y mental. La Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) creó una aplicación que permite determinar los riesgos de salud que se están viviendo durante la contingencia.

Con dicha aplicación se han atendido a más de 33 mil personas. Los casos que más se detectaron en esta pandemia son los de violencia, posteriormente consumo de sustancias, depresión, autolesión-suicidio, ansiedad generalizada, estrés agudo, y en el caso del personal de salud síndrome de Burnout y Fatiga por Compasión y casos de somatización.

Por esas razones y las que tienen que ver con la reactivación de la economía, el regreso de la normalidad es sano; aunque no está por demás continuar con las más elementales normas de prevención, como el empleo del cubrebocas y el lavado frecuente de manos, así como una ventilación de los lugares.

Ganas no faltarán para salir y hay motivos para ello; en unos días más, el corazón del país, la Ciudad de México, recibirá a más de 300 mil personas en el tradicional Desfile por el Día de Muertos el 31 de octubre y luego el Gran Premio de Fórmula 1; más adelante serán las fiestas decembrinas y así nos tomaremos la ruta de regreso a la normalidad después de un par de años sumamente complejos.

No está de más seguir cuidándonos, aún vacunados.

@periodistamex

ASME

Deja un comentario