Déficit de empleos en Edomex

Por la pandemia se perdieron casi 60 mil plazas laborales, de las cuales ya se han recuperado poco más de 32 mil

En el Estado de México, entre marzo y julio cerraron 132 mil 825 establecimientos, lo que representa 21.27 por ciento del total instalado en territorio mexiquense; en ese periodo se perdieron 59 mil 402 empleos formales. Esto es 4 por ciento de las plazas laborales previo a la pandemia

Entre agosto y octubre se recuperaron 32 mil 455 empleos. Esto implica que se ha recuperado 54 por ciento de lo perdido y aún faltan 26 mil 947 por recuperar; sin embargo, de ponerse nuevamente el semáforo epidemiológico en rojo, las afectaciones podrían ser peores y estos números podrían incrementarse nuevamente.

Así lo dio a conocer Jesús Trigos Rodríguez, presidente del Centro Patronal Coparmex en el Estado de México- Toluca, quien destacó también que, de acuerdo a cifras de la Secretaría de Economía, en los primeros tres trimestres de 2020, el Estado de México ocupa el cuarto lugar en inversión extranjera directa con un total de mil 778 millones de dólares, por debajo de la Ciudad de México que rebasa los cinco mil millones de dólares, Nuevo León con casi dos mil 500 y Jalisco con poco más de mil 800.

“Sin embargo, si cruzamos estos datos con el número de habitantes, dado que nuestro estado tiene más de 17 millones, su posición cae hasta el lugar 21. Es por eso que la autoridad debe trabajar en colaboración con los empresarios, quiénes estamos en la mejor disposición de sentarnos a dialogar para sumar esfuerzos”.

Ante este panorama, Coparmex en voz de su presidente, Gustavo de Hoyos Walther, aseguró que es necesario y urgente renovar el Acuerdo Nacional para la Recuperación Económica, además de ampliar los mecanismos de fiscalización, ya que se tiene un registro de 84 millones de pesos de dinero prófugo que es recurso gastado por los gobiernos, pero no ha podido ser aclarado o recuperado.

El dirigente empresarial informó que su organización presentó tres propuestas, denominadas Remedios Solidarios que plantean un esquema de participación tripartita en el que trabajadores, gobierno y empresas se unen con el fin de preservar empleos bajo tres modalidades: el Salario Solidario, el Seguro Solidario y el Bono Solidario.

El Salario Solidario es un salario menor o igual al salario con el que cuenta cada trabajador, que estaría compuesto por las contribuciones del gobierno, las empresas y los trabajadores, con el fin de evitar despidos ocasionados por la caída de los ingresos que enfrentan las empresas por el Covid 19

“Funciona bajo el siguiente esquema: el gobierno paga una parte del salario del trabajador formal, el patrón paga otra proporción del salario y el trabajador acuerda recibir una proporción menor del mismo y esto ayudaría a mitigar el cierre de empresas y el despido de millones de trabajadores formales. La medida tiene un costo de implementación estimado de 0.7 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto).

El segundo punto presentado por Coparmex, denominado Seguro Solidario se refiere a un apoyo equivalente a un salario mínimo general (tres mil 696 pesos) para todos los trabajadores formales que hayan perdido su empleo entre el 15 de marzo y el 30 de septiembre. Se otorga por seis meses como máximo o antes si el trabajador encuentra otro empleo.

Su costo estimado, para brindar apoyo a 1.5 millones de trabajadores formales desempleados, es de 31 mil millones de pesos (0.1% del PIB) y de esta manera los trabajadores desempleados contarían con un ingreso mínimo vital para compensar los ingresos que ha dejado de recibir y permitirá al trabajador desempleado acatar las restricciones sanitarias.

Finalmente, el Bono Solidario, que es un incentivo a la contratación de empleo formal con el fin de recuperar la pérdida de empleo registrada en los últimos meses. Consiste en una contribución del gobierno equivalente a una proporción del salario del trabajador contratado por un periodo de tres meses.

Explicó que de lograr un acuerdo con el gobierno federal, a propuesta de Coparmex, para poner en marcha el Bono Solidario, la crisis del empleo sería transitoria e incentivaría la creación de empleos formales con mayor valor agregado para personas formales e informales que hayan perdido su empleo por la crisis desatada por la pandemia.

Finalmente aseguró que no son tiempos de mezquindades políticas, de polarización estéril sino de estrechar lazos solidarios entre los distintos sectores de la sociedad. 

“La emergencia que estamos viviendo tiene el rostro de millones de personas que han perdido su empleo y el de sus familias. Es el momento justo para que el gobierno reconsidere su actitud y se sume a este esfuerzo solidario, sobre todo porque apoya mayoritariamente al sector más desprotegido de la población, una de las banderas del gobierno federal”.

Para finalizar, consideró que implementar las medidas descritas tendría un costo aproximado de 204 mil millones de pesos (equivalente al uno por ciento del PIB) y para financiarlas propone Coparmex la adquisición razonable de deuda pública, pero de no optar por este mecanismo, propone la reorientación del gasto público en obras que no son esenciales en la situación actual como el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya.

Deja un comentario