¿Todo será como antes?

Diálogos en silencio

Es cierto, las condiciones no son las mismas a las de hace un año en temas relacionados con el Covid-19. Con la aplicación de la vacuna para determinados sectores de la población se avanza para contener la propagación y los efectos de esta enfermedad que ha enlutado a miles de mexicanos.

Pero la pregunta que viene a la mente es si todo será como antes.

Con el avance en el color del Semáforo Epidemiológico hemos visto cómo se rompió con esa contención social que se mantuvo más de diez meses en el país. Ahora, hay más gente en las calles, más movilidad y actividades en comercios y establecimientos.

Viene otro reto además de la vacunación: el regreso voluntario presencial a clases el 7 de junio en la Ciudad de México, por lo que hay una gran probabilidad de que en el Estado de México ocurra lo mismo.

Las maestras y los maestros, quienes de acuerdo con la autoridad federal han sido vacunados en un 80 por ciento en todo el país, tendrán esa doble responsabilidad de enseñanza y preservación de las condiciones sanitarias básicas para evitar contratiempos con la salud de las comunidades estudiantiles.

Parece que el retorno a la normalidad nos lleva a vivir el día a día casi como era en el primer bimestre del año pasado. La velocidad con la que ya empezamos a retomar las actividades ordinarias parece que hace olvidar lo acontecido.

Pero algunas actividades no serán como antes; en algunas áreas el teletrabajo parece que llegó para quedarse. Se afinaron los procedimientos y se optó por estrategias laborales no presenciales o de reducción de presencia física en instalaciones.

Sin duda el sector profesional sufrió una transformación obligada por la pandemia.

Sus servicios no podían dejar de prestarse, no sólo se requerían sus servicios para temas relacionados con el Covid-19, sino para otros padecimientos.

¿Que ocurrió? También se tuvieron que aplicar con las nuevas tecnologías de información y comunicación. El internet fue la llave de acceso a modos de trabajo que no experimentaban como antes.

Un estudio de la Asociación de Internet MX, tiene que ver precisamente con los hábitos de los médicos en internet en México. Y los resultados llaman la atención; por ejemplo: el 84 por ciento de las doctoras y los doctores se conectan a la herramienta mediante teléfono inteligente y el principal lugar de conexión es en las instituciones donde laboran, seguido de su hogar.

Además, de acuerdo con el consumo de contenido relevante en línea de los médicos, el 44 por ciento, cuatro de cada diez, lo hace para consultas virtuales con pacientes.

Pero también el internet ha modificado el perfil del paciente el 83 por ciento de los médicos encuestados considera que la búsqueda de información por parte del paciente sobre determinado padecimiento ha cambiado la dinámica de la consulta y un 44 por ciento ya llega con información de lo que padece.

En lo que seguramente se habrá de avanzar es en el tema de las recetas, porque solamente el 32 por ciento de los médicos conectados en México han emitido recetas digitales y solo el 51 por ciento está dispuesto a emitirlas.

Lo que pasa con este sector de profesionistas seguramente se replicará en otras áreas.

Con este escenario sólo resta preguntar si volveremos a la normalidad. El tiempo nos dirá.

Para comunicarnos le dejo mi correo electrónico y Twitter:

rosalio.soto70@gmail.com

@periodistamex

NEF

Deja un comentario