Diálogo en silencioOpinión

El fin justifica los medios…

Diálogo en silencio

En la jerga política una de las frases más comunes, lo mismo para quienes diseñan estrategias de operación o comunicación, la campaña misma, o quienes están en campo en la arena electoral, es aquella habitualmente atribuida al filósofo político Nicolás Maquiavelo en El Príncipe: “El fin justifica los medios”.

Y justamente esa frase puede venir a colación ahora que estamos viendo lo que históricamente jamás había ocurrido: una coalición entre tres fuerzas políticas diametralmente opuestas, antagónicas: El Partido Revolucionario Institucional (PRI); el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que se formalizó ayer en el Instituto Nacional Electoral.

Pero, ¿qué es una coalición electoral?

Se integra por dos o más partidos políticos que se unen para postular a las y los mismos candidatos; registran un convenio y cada partido aparece con su propio emblema en la boleta electoral.

Pueden ser de tres tipos:

-Total: que se establece cuando los partidos políticos postulan la totalidad de candidatos en un mismo proceso electoral federal o local, bajo una misma plataforma electoral.
-Parcial: que se establece cuando los partidos políticos postulan al menos el cincuenta por ciento de las candidaturas en un mismo proceso electoral.
-Flexible: la que establecen los partidos políticos para postular al menos el 25 por ciento de las candidaturas en un mismo proceso electoral.

La concretada por PAN-PRI-PRD es una coalición parcial porque se registrará en al menos 171 de los 300 distritos electorales federales, con un impacto en, por lo menos, 23 estados del país.

De acuerdo con la información que dio a conocer nuestro compañero Gerardo García ayer miércoles en La Jornada Estado de México, el documento propuesta refiere que “Va por México” participará en 16 de los 41 distritos electorales de la entidad mexiquense.

En un primer saque se puede apreciar que cada partido político llevará mano en la propuesta de candidato en aquellos distritos en los que electoralmente cuenta con mayor presencia que las otras opciones políticas.

Por ejemplo, el PRI en Jilotepec; Atlacomulco; San Felipe del Progreso, en uno de los dos distritos de Toluca, el 26; el 36 de Tejupilco; el 39 de Los Reyes y el 41 de Ojo de Agua en Tecámac.

Mientras que todo indica, de acuerdo con este documento, que el PAN abanderará coalición en los distritos 14 de ciudad Adolfo López Mateos (Atizapán de Zaragoza); el 19 de Tlalnepantla; el 24 de Naucalpan y 34 de Toluca.

Por su parte, todo apunta a que el PRD registrará abanderado en los distritos 2 de Santa María Tultepec; 29 y 31 de Nezahualcóyotl y 32 de Valle de Chalco.

Pero otro de los elementos que se deben de analizar se refiere a los resultados alcanzados en la jornada electoral anterior, cuando en ese entonces participaron tres coaliciones: una integrada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano; la otra por el PRI con el Partido Verde y Nueva Alianza, así como la tercera conformada por Morena, PT y Encuentro Social.

En esa elección Morena y sus aliados obtuvieron el triunfo en 13 distritos electorales federales de los 16 en los que en esta ocasión irán en coalición PRI-PAN-PRD.

Es decir que la coalición se concentra en los distritos en donde perdieron ante Morena en la jornada electoral anterior; reto que se antoja complicado en las circunstancias actuales con un partido en el gobierno federal que a toda costa busca evitar un descalabro para no perder la mayoría legislativa en la segunda mitad de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

De los 16 distritos en donde jugará la Alianza “Va por México”, sólo en tres ganaron partidos políticos distintos a Morena y sus aliados, estos son: el distrito 1 con cabecera en Jilotepec; el 9 con cabecera en San Felipe del Progreso y el 36 con cabecera en Tejupilco. En todos ellos el primer sitio lo ocupó la coalición del PRI-Verde y Nueva Alianza.

No se puede soslayar la capacidad de organización de estructuras de partidos históricos como el Revolucionario Institucional o Acción Nacional y en menor medida el de la Revolución Democrática.

Lo cierto es que así es la aritmética electoral; con formulas complejas, pero como todo juego de ajedrez se están tratando de acomodar las piezas en la posición correcta para avanzar en el juego democrático.

Será interesante el proceso electoral porque hoy los partidos, ya sea por cuenta propia o integrados en las coaliciones, tendrán que desarrollar campañas inéditas; diferentes a las tradicionales, todo ello ocasionado por la pandemia.

Y sí, el fin justificará los medios y cómo nunca antes estamos viendo uniones pragmáticas que dejan el plano ideológico a un lado para competir, ganar y tratar de hacer un contrapeso a un poder que en los hechos actualmente parece absoluto.

Podría decirse que en este caso es como la mezcla del agua y el aceite, con un solo propósito: evitar un avasallamiento electoral que derive en una mayoría por parte de Morena y sus aliados: Partido Verde y del Trabajo.

El propósito de “Va por México” en pocas palabras es el de lograr un auténtico contrapeso al Ejecutivo, que le de un rumbo distinto a la segunda mitad del sexenio presidencial.

MIS MEJORES DESEOS

No me resta más que enviarles una felicitación por esta Navidad. Cuídense mucho; festejen a distancia; recuerden gratamente a quienes se nos han adelantado en este camino llamado vida. No hay nada más preciado que tener salud.

Si gusta enviarme algún comentario estoy a sus órdenes en:

Correo electrónico: rosalio.soto70@gmail.com
Twitter: @periodistamex

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario