Fuga de combustible en Ecatepec causa pánico y complicaciones en el transporte

El fuerte olor a gasolina causó alarma en vecinos de varias colonias; desde las cuatro de la mañana cerraron la Avenida Central en ambos sentidos y dejó de funcionar el Mexibús

Decenas de vecinos de Ecatepec se alarmaron a ver una gran cantidad de bomberos y militares en sus calles, mientras un intenso olor a gasolina inundaba el ambiente.

El cuestionar al personal de Protección Civil, los colonos fueron informados sobre la aparición de una fuga de combustible en alguno de los dos poliductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) que pasan en las inmediaciones del Gran Canal.

Desde la noche del lunes, personal operativo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) detectó una inusual filtración y un intenso olor a hidrocarburo en la Planta de Bombeo El Caracol y la lumbrera número 5 del Túnel Emisor Oriente (TEO).

De manera inmediata, se dio aviso a la Coordinación Nacional de Protección Civil, así como a los gobiernos de la Ciudad de México, del Estado de México y del municipio para identificar el origen de la fuga y controlarla.

La dependencia federal informó que, junto con personal de Pemex, de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de Protección Civil iniciaron recorridos de supervisión de control del incidente y para monitorear los niveles de explosividad.

De manera preventiva, la Conagua cerró las compuertas de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Atotonilco, así como también las de la lumbrera, dejando de enviar agua a la planta El Caracol.

Por su ubicación, a la altura del fraccionamiento Las Américas, las autoridades determinaron, a las 4 de la mañana de ayer martes, el cierre de ambos sentidos de la Avenida Central y la suspensión del servicio de la Línea 1 del Mexibús, en su derrotero Central de Abasto-Ciudad Azteca.

La medida pretendía reducir el riesgo a la población, aunque al mismo tiempo generó caos para cientos de automovilistas, ya que ese es un punto muy transitado de conexión con el Circuito Exterior Mexiquense (CEM) y hacia el paradero de la Línea B del Metro que conecta a los mexiquenses con la Ciudad de México.

Con el transcurso de las horas, se conformaron brigadas y se hicieron excavaciones en los posibles puntos donde podría estar la fuga; se consideró la posibilidad de que se tratara de una toma clandestina, pero no fue confirmado.

En el operativo se aseguró un inmueble sospechoso, pero tras una inspección ocular se descartó que en su interior hubiera alguna toma irregular.

La búsqueda se prolongó por al menos seis colonias aledañas: El Charco, Las Américas, Miguel Hidalgo, Vivienda Venta de Carpio, Ejidos de Santa María Tulpetlac y la Humberto Toledano, además del cárcamo No. 8, todos los sitios por donde se desprendía el aroma a gasolina.

El cierre de las válvulas de paso a los poliductos Poza Rica-Azcapotzalco ayudó a evitar que se derramara más gasolina, mientras los vulcanos formaron cortinas de agua para dispersar los vapores emanados por el derrame del combustible.

El  gobierno local informó que estas acciones minimizaron los riesgos y evitaron una evacuación masiva de las familias, aunque hasta la noche de este miércoles, aún no se ubicaba el origen de la fuga y continuó el cierre de vialidades en la zona.

ASME

Deja un comentario