IIFAEM hace llamado a evitar el regateo en artesanías





El Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (IIFAEM), procura un precio justo en las artesanías, coordinando esfuerzos y favoreciendo lazos con los maestros artesanos e invitan a decir no al regateo de estas piezas.

Este 14 de mayo se celebra el Día Mundial del Comercio Justo, el cual busca concientizar a la población acerca de las desigualdades económicas impuestas por el sistema económico y comercial de los pequeños productores.

Las artesanías de la entidad forman parte de la identidad mexiquense que caracteriza a cada uno de los municipios a través de las 13 ramas artesanales presentes.

Este 14 de mayo se celebra el Día Mundial del Comercio Justo

Los maestros del arte popular se distinguen por realizar artesanías que albergan conocimientos generacionales, aunado a las horas de arduo trabajo constante que invierten diariamente al realizar con gran maestría grandes objetos artesanales.

Cabe destacar que la elaboración de artesanías son el medio de sustento principal para 48 mil 652 artesanas y artesanos registrados ante el IIFAEM.

Los cuales dependen de la venta de sus productos artesanales, por tanto, es imperante valorar el trabajo, pagar lo que se pide y decir no al regateo.

Piden evitar el regateo en artesanías

De acuerdo con el instituto el regateo es una costumbre arraigada a las prácticas del trueque prehispánico, que se vincula con el acto de bajar considerablemente el precio de un producto que se encuentra a la venta con la finalidad de conseguir el mejor posible.

Sin embargo, esta práctica permite la deshumanización y un trato desigual y un tanto abusivo que no permite el desarrollo y posicionamiento cultural en materia artesanal.

TE SUGERIMOS: Xita Corpus o Danza de los viejos será nombrado patrimonio cultural

Mencionan que dentro del imaginario colectivo al regatear se piensa que se ahorra dinero, pero realmente se ejerce cierto poder de convencimiento y manipulación, incluso algunas personas piensan que al regatear ayudan a los artesanos a terminar sus ventas más rápido.

Al hacerlo se demuestra el desconocimiento sobre el número de personas que trabajaron en una pieza artesanal o el tiempo ejercido, y tristemente se desvaloriza el gran trabajo y corazón de quienes con gran pasión se dedican al arte popular y hacen posible que las artesanías sean parte de nuestro día a día.

TAR


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *