La actividad de la OSEM seguirá bajo estrictas medidas ante Covid-19

Rodrigo Macías considera que durante el primer semestre de 2021 aún no habrá condiciones

La Temporada 143 de la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM) se perfila a su conclusión, y han puesto especial atención en atender todas las medidas sanitarias de manera puntual, por eso el director, el maestro Rodrigo Macías González, vaticinó que el primer semestre de 2021 mantendrán estas restricciones, pues no existen las condiciones para regresar al 100 por ciento.

“Ha sido un proceso lento de readaptación, esta temporada presencial que ya está en la recta final se preparó durante muchos meses, pensando en cuidar a nuestro público y en cuidar a la orquesta. Al día de hoy, no existen condiciones para que la orquesta completa, con 90 personas, esté en el escenario; no hay condiciones ni las vamos a tener en los próximos seis meses al menos. Nosotros estamos estimando que al menos el primer semestre del año entrante vamos a tener una situación con no más de 30 músicos”, expresó.

Agregó que además de las medidas hoy ya comunes en cualquier espacio, la OSEM ha implementado otras, como la cancelación de sus conciertos en otros municipios.

“Son pocos músicos los que salen a escena y los conciertos son más breves, apenas de una hora. Los integrantes que se encuentran en población de riesgo desde marzo están en sus casas, que son un 40 por ciento de la orquesta”, resaltó.

Refirió que con ello “nos ha dado resultado en el sentido de que en la medida de lo posible hemos cuidado al público, a la orquesta y hemos podido volver a disfrutar de espectáculos en vivo, conviviendo en un espacio como este, que es conocido por toda la gente, pero conviviendo de una manera completamente distinta. En ocho meses no tenemos casos de contagios”.

También, informó que el coro de la OSEM y el de la Filarmónica del Estado de México tampoco regresarán este año, y para el 2021 se evalúa de qué manera podrían hacerlo pues lo considera un gran riesgo, dada la potencia con la que sale el aire de los interpretes.

“De hecho, ahorita los coros sí representan un riesgo mayor. Este año yo lo veo muy complicado, este año definitivamente no habrá actividad de los coros, estamos ya pensando en las estrategias. La misma orquesta también a partir del año que entra queremos proponer tocar al aire libre para que también podamos tener una mayor libertad relativa, pero si va a ser un proceso lento, también yo creo que vamos a ir volviendo de poco a poco, no va a ser de golpe”, expuso.

Finalmente, habló de cómo lo impactó de manera personal y artísticamente esta pandemia, afirmando que ha aprovechado para volver a componer y, en general, consideró que a los músicos les dio una pausa para volver a crear y tocar su o sus instrumentos como antes no lo hacían.

“Ha detonado la creatividad de los artistas estos meses, normalmente las épocas de crisis son detonantes de cambios importantes. Yo volví a componer después de muchos años, son canciones para piano y barítono, quiero grabarlas. Me inspiré en poemas de un toluqueño muy talentoso y joven, Saúl Ordoñez, son muy bellos, pero también con una gran fuerza e inclusive muy crudos, que me detonaron el aspecto creativo. Espero seguir haciéndolo, porque la dirección me ha eclipsado un poco ese aspecto”, concluyó.

Deja un comentario