La L 12

Desde mi lap

Inaugurada en 2012 pero entregada en julio de 2013, tras 7 meses de exhaustiva revisión, por el entonces jefe de la capital mexicana, Marcelo Ebrard, hoy la que pretendía llamarse línea dorada cobra la vida de 24 personas, tras desplomarse una estructura y tras ella un vagón con pasajeros.

Quien fuera el sucesor de Ebrard al frente del extinto Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, pretendió llevar a juicio a Marcelo por la construcción de esta línea, tanto así que el hoy canciller mexicano busco refugio en Francia para evitar líos domésticos.

Es bien sabido que no existen las casualidades, sino que todo es causa y efecto, hoy desgraciadamente vemos que 24 personas son el efecto de la corrupción, porque este descuido no es mas que el reflejo de componendas y negocios personales y al mismo tiempo esta desgracia pinta la forma de actuar de quienes hoy nos gobiernan.

En desarrollo personal decimos que como haces una cosa, haces todas. La desidia, dejadez, apatía, y sumisión de Marcelo Ebrard fue la causa primigenia y son las mismas causas por las cuales las vacunas no se compraron ni se comprometieron como debió haber sido. Recordemos que Ebrard fue el encargado de la negociación para traer el biológico salvador a México.

Marcelo es quizá el elemento mas adelantado en la carrera presidencial, sin temor a equivocarme es uno de los hombre fuertes de presidente, Ebrard le “checa” al presidente por las razones opuestas a lo que se le llama factores positivos.

AMLO ha dado muestras de aquello en lo cual el canciller es experto, comparten los mismos antivalores, desidiosos, caprichosos, apáticos, voluntariosos, AMLO es autoritario y Ebrard sumiso, por eso Marcelo le checa a Andrés.

Faltan 3 años para que sepamos quien puede ser o no el candidato de López Obrador, pero la desgracia de la L12, se puede llevar, entre los fierros retorcidos, los asientos rotos, los gritos de dolor y el silencio de 24 muertos, las aspiraciones presidenciales del carnal Marcelo.

En Facebook soy Hugo Garcia

NEF

Deja un comentario