Librería Antiquaria de Toluca, cerrará sus puertas

Su creador se dedicará a escribir


La Librería Antiquaria con 10 años en la ciudad de Toluca cerrará sus puertas dentro de dos o máximo tres meses, la razón primordial del dueño Alejandro Romero Contreras, catedrático universitario, es que quiere dedicarse de lleno a escribir.

En días pasados en redes sociales se viralizó una información respecto al cierre del lugar, el cual cuenta con miles de títulos de todos los géneros y de segunda mano a precios sumamente accesibles.

El también investigador de la UAEMex, negó que el cierre se deba sólo a la pandemia, destacando que próximamente se jubilará por lo que quiere dedicarse a la escritura de manera formal y a estar con su familia.

Reconoció que la pandemia fue un golpe duro donde él puso de su bolsa y hasta de sus ahorros, e incluso varios meses tuvo que cerrar, pero desde antes había épocas malas, donde las ventas eran bajas.

Como catedrático universitario aseguró tener un compromiso social y moral para tener esta librería y de alguna manera apoyar a los estudiantes y profesores por lo que invitó a que adquieran algún ejemplar.

Y reconoció que no se cierra a la posibilidad de que en algunos años pueda volver a tener un espacio similar, ya que recordó que ya no existen como tal en la ciudad, sólo se tienen bazares de libros.

El local se ubica en la Av. Juárez #517, entre Juan Álvarez y José María Arteaga, a dos cuadras de Rectoría y mantienen un horario de 10:00 a 17:00 horas de lunes a sábado.

Alejandro Romero, es Doctor en Antropología Social por la Universidad Iberoamericana, en la universidad mexiquense se desempeña como catedrático e investigador, con algunos libros publicados tanto de su autoría, coautor y compilador.

A finales de 2020 la misma situación vivió la Librería Ibáñez, local tradicional de Toluca ubicada a unos pasos de Los Portales, misma que cerró sus puertas debido a la pandemia, reconocieron sus dueños.

A lo largo de dos meses se remataron los cerca de 20 mil títulos con los que se contaban en inventario, obvio no se vendieron todos, algunos fueron donados y otros vendidos a otras librerías.

ASME

Deja un comentario