Política y gobiernoSalud

Los niños de la pandemia

Cifras elevadas en la entidad; el relato de una joven doctora sobre la angustia de saberse embarazada y con Covid-19

La pandemia no ha respetado edades, razas, ni religión y también las mujeres embarazadas se contagian del Covid-19. El 2020 fue un año atípico pues sólo en los hospitales Materno Infantil y Mónica Pretelini nacieron 12 mil 375 bebes, cifra menor a la que se registraba años anteriores donde se tenían más del doble de nacimientos.

De ese universo, los dos hospitales más importantes del Instituto del Salud del Estado de México (ISEM) en el Valle de Toluca, en 2020 atendieron a 357 pacientes sospechosas del virus, de las cuales 189 resultaron positivas en el Mónica Pretelini y aunque no todos los bebes nacían contagiados, 69 si resultaron con Covid-19

En el caso del Instituto Matero Infantil del Estado de México (IMIEM), el año pasado se tuvieron 85 casos de mujeres embarazadas con virus y 22 nacimientos con contagio. 

En lo que va del año, en los dos principales hospitales del Valle de Toluca nacieron 707 bebés, de los cuales 12 lo hicieron contagiados por el Covid-19. Por lo que corresponde al presente año, el Mónica Pretelini registró el nacimiento de 357 bebés y en el Instituto Materno Infantil del Estado de México se atendieron 350 partos.

Varios de estos niños son hijos de madres que fueron contagiadas con el virus Covid-19, pero esto no significa que los pequeños vayan a nacer con este virus, aunque en algunos casos sí sucede. Durante este primer mes del año ya se registraron 12 nacimientos con presencia del virus.

Así lo dio a conocer el director del Hospital Mónica Pretelini, José Anaya Herrera, quien informó que en estos tiempos de pandemia también tuvieron casos en los que tanto la mamá como el recién nacido presentaban Covid-19, lo que en realidad ponía en más riesgo la vida de las mujeres que la de los pequeños.

Sólo un bebé ha fallecido, pero por parto prematuro

“La sintomatología de los bebes es completamente diferente a la de los adultos porque no presentan problemas para respirar, fiebre, tampoco tos ni secreción nasal; sin embargo, como tenemos que interrumpir los partos antes de la semana 37 de gestación, nacen prematuros, así que los problemas que enfrentan son básicamente los de cualquier bebé en esta condición”, explicó Anaya Herrera.

Aun así, dijo que de todos los que bebés que nacieron con el virus,  sólo se ha registrado el deceso de uno, pero fue principalmente por las complicaciones que se presentaron al haber nacido prematuro.

Destacó que actualmente y con esta segunda ola de contagios se han presentado más casos y de mayor gravedad en mujeres embarazadas, pues en los meses de mayo, junio y julio, que fue cuando se tuvo el primer pico más alto de casos, se registraba una ocupación cercana al 50 por ciento ya que, de las 20 camas disponibles, once estaban ocupadas.

Sin embargo, durante diciembre y sobre todo en enero, se ha presentado una saturación total de camas, así como las disponibles en terapia intensiva obstétrica, donde actualmente se encuentran ocupadas las ocho camas dispuestas, con mujeres intubadas.

Angustia y preocupación al saberse embarazada y con Covid-19

Gretel Ramírez García es una joven doctora que, consciente de que su profesión implica riesgos importantes no sólo en la pandemia sino en toda circunstancia, fue una de las trabajadoras de la salud que decidió ser voluntaria para aplicar pruebas Covid a pacientes sospechosos, pero un mes después de haber iniciado la labor empezó a registrar malestares anormales, por lo que también se aplicó la prueba.

Un día después decidió hacerse estudios extras y su sorpresa fue que estaba embarazada, por lo que empezó su preocupación. Tres días después le dan la noticia de que también había salido positiva su prueba, por lo que se llenó de angustia al sólo pensar que las complicaciones pudieran ser mayores tanto en su salud como la de su bebé.

Vivir la soledad

A partir de que le tomaron muestra para verificar que tenía Covid estuvo aislada; esa soledad le duro un mes, sola en su casa, sin su esposo que había salido negativo en la prueba y quien tuvo que separarse para evitar contagios; la preocupación se incrementó pero “los síntomas en realidad fueron leves, así que me relajé y esperé a cumplir el mes de aislamiento para poder continuar con mi vida”.

Contó que regresó a trabajar, hasta que un par de días después presentó un sangrado, por lo que acudió al médico, quien le mandó reposo por tener amenaza de aborto. Después de estar varios días recostada recuperó la salud y continuó trabajando, hasta que cumplió seis meses de gestación.

“Pues sí, trabajaba, aunque con un poco de miedo porque, insisto, a pesar de que ya no atendía pacientes Covid, siempre existe el riesgo de contagio por pacientes asintomáticos y pues ya no era sólo yo, sino también ahora estaba mi bebé, pero logré llegar al segundo trimestre del embarazo sin problemas”, narró.

El riesgo está en todas partes

En este mes de enero nació su bebé en una clínica particular ya que, por seguridad y para tener menos contacto con personas contagiadas, consideraron que era la mejor opción, “aunque como médico sé que existe riesgo en cualquier parte”, expresó, aunque mencionó que para poder ser atendida en la clínica tuvo que realizarse la prueba de coronavirus, igual que su esposo y sus padres, quienes estuvieron presentes mientras su bebé nacía.

“Mi bebe ya nació, pero aún existe la preocupación del contagio, así que no visitamos a nadie ni recibimos visitas; la familia ha conocido al nuevo integrante por redes sociales, video llamadas y fotografías, porque lo que buscamos es reducir al máximo la exposición nuestra y del bebé al Covid, por lo menos hasta que el número de contagios se reduzca”, dijo.

La intención de Gretel es regresar a trabajar en cuanto le sea posible, “claro, tomando todas las medidas de precaución necesarias para evitar que algún miembro de su familia resulte contagiado” porque, aunque conoce los riesgos de su profesión, la idea es cuidarse lo más posible.

“Ahora soy una feliz mamá que puedo contar mi historia. Mi bebé y yo somos afortunados de estar bien, de haber superado el Covid y haber llegado hasta donde estamos, bien y con salud”.

Las cifras de la pandemia

El Estado de México registró, hasta el 20 de enero, un total de 136 mil 800 personas contagiadas, de las cuales apenas el 1.9 por ciento fueron niñas y niños de entre 0 y 14 años de edad, según el mapa interactivo de datos Covid-19 del gobierno federal. 

De acuerdo con sus estadísticas, hasta ese día 3 mil 373 infantes habían sido diagnosticados como positivos al SARS-COV-2, afectando a mil 785 niños y a mil 588 niñas. De ese total, 2 mil 685 fueron diagnosticados como pacientes ambulatorios y 688 requirieron de hospitalización por complicaciones respiratorias.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario