Sociedad

“Manos a la Cuenca” propuesta comunitaria para recuperar el Lago de Texcoco

Rechazan que todo quede en un gran parque

Al considerar que el proyecto federal de convertir el Lago de Texcoco en un enorme parque urbano solo va a provocar más daños ecológicos a la Cuenca del Valle de México, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco (FPDT) y la coordinadora de pueblos #YoPrefieroElLago propusieron un plan integral de resarcimiento social y restauración ambiental para recuperar ríos y lagunas en esa región del Estado de México.

El proyecto denominado “Manos a la Cuenca” ya había sido presentado hace dos años al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, luego de que cancelara, mediante consulta, la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). 

El pasado 25 de agosto, el presidente dio a conocer un proyecto para que las 12 mil 200 hectáreas del Lago de Texcoco queden convertidas en un gran parque ecológico, 15 veces más grande que el Bosque de Chapultepec, pero sin tomar en cuenta lo planteado por los ejidatarios y comuneros que hace 19 años emprendieron una lucha contra las pretensiones de edificar un centro aeroportuario en esa zona.

“¿Van a ignorar a quienes han defendido este lugar?”,  ha sido el principal cuestionamiento de los defensores del lago, quienes aseguran que el Parque Ecológico se queda muy corto para resolver los problemas de calentamiento global, desabasto de alimentos, falta de agua y un aire irrespirable generados por la urbanización y, recientemente, por el fallido NAIM.

En protesta por el Parque Ecológico y en un intento porque su propuesta sea contemplada, los ejidatarios desarrollan una serie de actividades y foros virtuales para exponer a detalle su proyecto #ManosALaCuenca, con el que se plantean puntos específicos: 

– La devolución de las tierras de los pueblos afectados por el aeropuerto. 

– Declarar Área Natural Protegida con manejo comunitario que garantice proteger la vida. 

– Cancelar los 180 proyectos mineros que se desarrollaron en 15 municipios de la entidad para extraer basalto y tepetate.

El objetivo sería rescatar nueve ríos: el Teotihuacán, Papalotla, Xalapango, Coxcacuaco, Texcoco, Chapingo y San Bernardino, Santa Mónica y Coatepec con humedales y plantas de tratamiento; además de cuatro lagunas y ciénagas ya desecadas en el área del Lago.

Los campesinos aseguran que, en las últimas dos décadas, con las obras que se realizaron antes de la cancelación del aeropuerto se aceleró la degradación ambiental. 

“Vaciaron el lecho de las aguas y el subsuelo, entubaron y desviaron ríos y promovieron el crecimiento rapaz de la urbanización. También quebraron la convivencia dentro de nuestras comunidades y afectaron la salud de nuestras abuelas, abuelos, hijos e hijas”, expusieron. 

Insistieron en que están frente a la última oportunidad de revertir la destrucción del lago y los efectos del aeropuerto, lo cual solo podría ser posible de la mano de los pueblos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario