Martha y María desaparecieron en Atizapán, podrían ser víctimas de Andrés “N”

Las dos mujeres conocían al presunto feminicida serial

Por: Alejandra Reyes

Al domicilio del presunto feminicida Andrés “N” siguen llegando familiares de mujeres desaparecidas, en la calle de Margaritas, de Lomas de San Miguel, como el caso de Martha Andrade Morales, quien desapareció el 2 de diciembre 2017 y de María Mares, en el 2016

Martha Andrade, según su ficha de búsqueda emitida por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), desapareció en Lomas de San Miguel, municipio de Atizapán.

Al darse a conocer lo que pasaba en el predio de la calle Margaritas, número 19, por parte de Andrés Filomeno “N”, la mamá sospecha que puede estar entre las víctimas.

La joven tenía 33 años al momento de su desaparición, su hermana María del Carmen Andrade, llegó al predio para solicitar información al respecto.

La joven trabajaba en el servicio de limpieza en casas. Era una madre muy entregada a sus hijos.

Una de las sospechas más grandes era la relación estrecha que tenía con Andrés “N”, pues al ser presidente de la colonia del Consejo de Participación Ciudadana (COPACI), le entregaba despensas y le ayudaba económicamente, le ofreció trabajo y por eso, no descartan que pudiera haberle hecho algo a su hermana.

Una de las hijas de Martha se presentó en Barrientos para realizarse la prueba de ADN; lo único que le han dicho es que tiene que esperar, porque ya pasaron tres años y medio, sin embargo, las autoridades no dicen nada. El caso está pendiente.

Otra es María Mares, que desapareció en el 2016 dejando a su pequeño hijo, la cual conoció al señor Andrés “N” como presidente del COPACI, y le había prometido un lugar para que ella vendiera dulces cerca de un deportivo, según relató su hermana Matilde Mares.

Pidió a Dios que su hermana no se encuentre entre los restos humanos que se han localizado en la casa de este sujeto.

Niegan en Bar Barringtón que las víctimas trabajaran ahí

En la cantina El Barrigón, ubicada en la calle de Zahuatlán, en el centro de Tlalnepantla, donde el presunto feminicida destacó que conoció a dos de sus víctimas, identificadas como Flor Ninivel y Rubicelia, en el 2016-2019.

Los trabajadores dijeron recordar a Flor Ninivel porque dejó estacionada su motocicleta afuera del Bar, pero no trabajaba ahí.

Esto lo constató la familia que se hicieron acompañar por elementos de la FGJEM, pues se había levantado un acta por desaparición y ello se constató por las cámaras de videovigilancia.

De acuerdo con las investigaciones, el presunto feminicida la llevó a su casa de Margaritas, en Lomas de Atizapán, que se localiza a 9.7 kilómetros del bar. Andrés “N” la invitó a su domicilio y ahí la asesino, enterrándole un cuchillo y después la descuartizo, para enterrar los restos en su domicilio.

NEF

Deja un comentario