¿Melón o sandía?

Alcaldes y Gobernadores

Por Gustavo Rentería*

El 6 de junio, más allá de las 15 gubernaturas en juego, decidiremos si Andrés Manuel López Obrador continúa cómodamente el cincuenta por ciento restante de su mandato, o le ponemos un contrapeso, donde la oposición lo acote.

Si usted cree que los cambios que ha realizado, está realizando y realizará el titular de la Ejecutivo necesitan un voto de confianza a la 4T, vote por el bloque Morena-PT-Verde Ecologista. Si usted piensa que vamos mal y que debemos cambiar el rumbo  y rectificar, vote por el bloque opositor PAN-PRI-PRD.

Claro, si quiere desperdiciar su voto -está en su libre derecho – debe escoger aspirantes y suspirantes de los partidos satélite: Movimiento Ciudadano, Partido Encuentro Solidario, Fuerza por México o Redes Sociales Progresistas. 

La ecuación es sencilla: melón o sandía. Si cree que se está transformado el país de manera profunda y las críticas feroces contra el titular del Ejecutivo son la respuesta porque rompió el statu quo, apóyelo. No deje de salir de su casa ese domingo, lleve su credencial de elector, fórmese y ratifíquele el apoyo al tabasqueño. 

Por el contrario, si cree que vamos como los cangrejos, y que el país va en picada, y que le heredaremos un país terrible a nuestros hijos y nietos, de la misma manera, no deje de salir de su casa ese domingo, lleve su credencial de elector, fórmese y retírele el apoyo al tabasqueño. 

La clave está la mayoría de la Cámara de Diputados. 

Según Massice Caller (casa encuestadora que dirige Carlos Campos, que presume de utilizar una innovadora herramienta: sistema robótico con el cual se lanzan miles de llamadas, obteniendo las respuestas de la audiencia en el menor tiempo posible y eliminando el sesgo que implica el factor humano) asegura que la oposición está a solo 16 distritos de empatar a Morena y sus aliados.

Si hoy fuera la elección intermedia, así quedaría conformada la nueva legislatura en San Lázaro: PAN 31.3 %, PRI 10.7%, PT 2%, PRD 2.7%, PVEM 2%, MORENA 51.3%

Es decir, el 45 por ciento de los diputados federales estaría en contra de López Obrador, y el 55 por ciento a favor del Presidente de la República.

Claro, aún no empiezan las campañas y es una fotografía del momento. Aún falta que conozcamos los videoescándalos, nos fletemos millones de spots, y evaluemos la vacunación masiva. Si esta última es un fracaso, se la cobrarán en las urnas al Gobierno Federal. Por el contrario, si es un éxito, se verá reflejado en las urnas con más votos para Morena y sus aliados.

En las próximas semanas nos llegarán centenas de memes atacando a uno y otro bando; la guerra sucia será mas escatológica que nunca. 

También nos tendremos que fletar al amigo loco que ama sobre todas la cosas a AMLO y nos enviará por WhatsApp todo lo que hable bien de él. Por el contrario, nos tendremos que fletar al amigo loco que odia sobre todas la cosas a AMLO y nos enviará por WhatsApp todo lo que hable mal de él.

En fin, ya lo sabe, hágase la vida fácil: melón o sandía. Vote el 6 de junio a favor de López Obrador o en contra, aunque él no aparezca en la boleta. Lo que está en juego es que continue o se descarrile su mandato. Así de fácil y sencillo.

¿Se perderá la opción de decidir este 6 de junio?

*Periodista, editor y radiodifusor

@GustavoRenteria

www.GustavoRenteria.mx

Deja un comentario