Salud

Muere médico tras ser obligado a trabajar contagiado de Covid-19 en hospital de Ecatepec

Se habría contagiado desde el 12 de diciembre, pero fue ignorado por sus superiores en el ISEM

El Médico interno de Pregrado, Jorge Alejandro López Rivas, de 29 años de edad, murió tras haberse contagiado de Covid-19 mientras hacía su trabajo en Hospital General de Ecatepec “José María Rodríguez”, y donde según sus compañeros, fue ignorado por sus superiores, quienes además lo obligaron a mantener sus guardias.

Mediante un documento, médicos internos de pregrado de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la UNAM, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), y de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), dieron a conocer que su compañero habría fallecido este lunes 4 de enero, por la falta de equipo y diversas irregularidades cometidas en su contra, mientras realizó sus servicios en esta unidad perteneciente al Instituto de Salud del Estado de México (ISEM).

“Durante la rotación en el servicio de urgencias, en diversas ocasiones entró a reanimar y tomar muestras de pacientes sospechosos de SARS-COV2, por indicación de un superior en turno sin contar con el equipo mínimo indispensable (guantes, cubrebocas, bata, etc.)”. señala el texto.

Explicaron que López Rivas presentó los primeros síntomas relacionados con el coronavirus el pasado 12 de diciembre y que, a pesar de haberlo notificado, fue ignorado y le insistieron a continuar con sus guardias.

Días después de continuar con diarrea, cefalea, mialgias, artralgias, anosmia y ageusia, el médico acudió a una valoración médica, pero al no presentar fiebre en ese momento, el médico encargado de su servicio consideró que “NO SE VEÍA TAN MAL”.

Para el 18 de diciembre, señala la misiva, el cuadro clínico de Jorge Alejandro empeoró, pero para validarle una incapacidad era necesario contar con los resultados positivos de la prueba PCR, de lo contrario su ausencia sería considerada un incumplimiento a su labor.

Finalmente, el 21 de diciembre el estado de salud del médico le impidió continuar con sus actividades, por lo que dejó de asistir y el pasado lunes volvió muy grave a este mismo hospital.

“El 4 de enero del 2021, López Rivas acude aproximadamente a las 17:00 horas, traído por familiares por encontrarse grave, saturando aún con oxígeno suplementario a 10 litros no más del 65%. Entra a sala de choque donde es reanimado por cuarenta minutos por médicos de guardia de urgencias, médicos residentes de cirugía general y un médico residente de medicina”, indica el relato.

Sólo pasaron 40 minutos para que fuera declarada la muerte del médico y de acuerdo con sus compañeros, a la fecha nadie se ha acercado con su familia por lo acontecido.

Es por ello que los médicos internos de esta unidad decidieron emprender una asamblea y lanzaron un pliego petitorio en el que exigen contar con atención médica y tratamiento indispensable para ellos y sus familias.

Además de acceso a la vacuna contra el Covid-19, equipo de protección personal indispensable para su seguridad y sanitización de las áreas comunes para médicos internos y residentes.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario