PRD rechaza recorte de síndicos y regidores en municipios del Edomex

El coordinador de la fracción parlamentaria, Omar Ortega, considera que esta medida es un retroceso en la vida democrática de la entidad

El grupo parlamentario del PRD en el Estado de México reiteró su rechazo a la propuesta de Morena de reducir los integrantes de los cabildos, pues consideran que esta medida representa un retroceso en la vida democrática de la entidad mexiquense, al fortalecer el bipartidismo o tripartidismo.


Omar Ortega, coordinador de la fracción parlamentaria perredista, señaló que la reducción del número de sindicaturas y regidurías en los Ayuntamientos de la entidad, es un atentado hacia la democracia y la gobernabilidad de los municipios.


Sostiene que, con esta iniciativa aprobada en las Comisiones Legislativas de Asuntos Electorales y Legislación y Administración Municipal, ante la negativa del Grupo Parlamentario del PRD, se busca terminar con los contrapesos en los cabildos y acallar las voces de las minorías, lo que resulta un ejercicio de antidemocracia.


Califica además como un grave error querer restar presencia a los partidos en los cuerpos edilicios, a fin de dar lugar a la imposición de decisiones de unos cuantos, todo ello bajo una supuesta premisa de austeridad.


Históricamente regidoras y regidores del PRD han aportado al desarrollo de sus respectivos municipios a través de iniciativas o puntos de acuerdo como figuras de oposición responsable en los cabildos, y en otros casos han reconducido propuestas que no implican un beneficio ciudadano.


La decisión de reducir síndicos y regidores, no es coherente con la ideología de un partido de izquierda como se dice ser Morena, por el contrario se debiese procurar en todo momento la participación de las minorías, generar relaciones más igualitarias y no concentrar el poder.

Finalmente, hace una llamado a centrar la atención en las soluciones que requiere la crisis económica, sanitaria y de seguridad por la que se atraviesa actualmente, en lugar de privilegiar los intereses particulares.

Deja un comentario