Presa Lago de Guadalupe, uno de los caudales de aguas negras más grande del Valle de México

La zona es un Área Natural Protegida cuya protección ha sido ignorada por las autoridades

La Presa Lago de Guadalupe o santuario Lago de Guadalupe es considerado como uno de los caudales más grandes de aguas negras en el Valle de México.

Sus desagües proceden de municipios como Isidro Fabela, Jilotzingo, Nicolás Romero, Atizapán y Cuautitlán Izccalli, donde lamentablemente cada año mueren patos y peces, afirmó Rocío García, del fraccionamiento Floresta Lago de Guadalupe.

Dijo que tanta suciedad ha bajado de todos esos municipios, desde refrigeradores, llantas y todo tipo de basura que se localizan en los alrededores, por eso, está creciendo el lirio acuático y amenaza con extenderse por toda la Cuenca.

Rocío García comentó que a este santuario llegan cada fin de semana decenas de familias a visitarlo, a realizar todo tipo de actividades.

“A pesar de que se les ha dicho que no lo hagan, la gente lo sigue haciendo como si nada, pues no existe una vigilancia que lo impida, ni proteja el área. Además, ya creció el comercio ambulante, sobre todo los negocios de chelerías y antojitos que ya suman más de 20 en la zona”.

De acuerdo a especialistas de medio ambiente a este lago arribaban más de 150 especies de aves procedentes de Estados Unidos y Canadá, por eso en el 2004 fue cambiado su nombre a Santuario de Aguas.

El Lago de Guadalupe está conformado por 750 hectáreas, a pesar de ser un área protegida, está expuesta a la contaminación por descargas residuales sin tratamiento, comentó.

Han luchado por defenderlo

Rocío García destacó que los habitantes de los cuatro fraccionamientos de la zona de Cuautitlán Izcalli, han emprendido en forma constante una lucha por tener un área adecuada.

Han metido escritos y se han realizado manifestaciones para que se atiendan estos temas en la Procuraduría de Protección del Medio Ambiente en el Estado de México (PROPAEM) y la respuesta ha sido muy pobre.

Dijo que hace dos años realizaron una manifestación porque la población de patos procedentes de Canadá murieron por la contaminación de las aguas.

A la fecha, dijo, siguen sin entender el daño que se está causando al medio ambiente, en estos días sigue creciendo el lirio acuático y se reporta a la dirección de Medio Ambiente del Ayuntamiento, medio lo quitan y vuelve a surgir el lirio.

Comentó que todos los afluentes que van a parar a la presa están rodeados por áreas urbanas, además se tienen en Cuautitlán Izcalli 4 fraccionamientos importantes, Campestre, Bosques del Lago, Lago de Guadalupe y Tepojaco, que son parte de la Rivera del Lago.

Los fraccionamientos desde su origen no tienen fosas de drenaje, tan sólo fosas sépticas y uno de los proyectos es que se tenía que haber hecho toda esa infraestructura, de hecho se tiene en proyecto dos colectores marginales que deberían estar siendo utilizados pero que no se tiene, comentó.

En el municipio de Cuautitlán Izcalli se habló de una planta tratadora que iba estar en funciones, pero no fue así, el problema de la contaminación continua, resaltó.

Esperamos que la presidenta municipal, Karla Fiesco García, tome en cuenta esta problemática para que la Presa Lago de Guadalupe vuelva a ser la belleza natural que fue, finalizó.

NEF

Deja un comentario