Pretenden llevar agua de la contaminada presa Madín a hogares de la CDMX

Deben resolver muchos problemas que por años han crecido por negligencia y mala administración de los gobiernos federal, estatal y municipal, dijo Arturo Carranza, presidente de Colonos del Pueblo Madín

Por Alejandra Reyes

Antes de pensar en el agua de la Presa Madín como caudal de abastecimiento de la Ciudad de México, se deben resolver muchos problemas que por años han crecido por negligencia y mala administración de los gobiernos federal, estatal y municipal, pues han permitido que miles de descargas de aguas de drenaje caigan, no hay suficientes plantas de tratamiento en el embalse, y llega basura de diferentes zonas sin que nadie lo frene.

Sumado a todo ello, debido a que no ha llovido, no hay suficiente agua en el embalse y hay puntos donde ha bajado hasta casi la mitad el nivel normal de agua que se tiene.

Arturo Carranza, presidente de Colonos del Pueblo Madín, envió un documento de la situación que técnicamente enfrenta la Presa Madín, derivado a que hace dos semanas las autoridades de la Ciudad de México externaron su intención de usar el agua de dicho caudal, para la alcaldía Iztapalapa, que está sufriendo de agua.

Reconoció que el agua “es un derecho humano al que todos debemos de tener acceso, y en su caso, cuidarlo y compartirlo, sin embargo, el embalse tiene graves problemas que deben resolverse antes de pensar en utilizar su agua“.

Hasta la fecha, no hay registro de descargas de aguas residuales sin tratamiento, directamente a la Presa a pesar de haber sido denunciado a las diferentes instancias (CONAGUA, CAEM, SAPASA), incluso se han realizado diversos recorridos.

Además, hay pocas plantas de tratamiento de aguas residuales y no funcionan bien, adicional, faltan plantas de tratamiento en la zona de Nuevo Madin y en la entrada del río Tlalnepantla (en esas dos zonas confluyen descargas de La Concordia, Lomas Verdes 6a Sección, el Pueblo de Nuevo Madin y Zona Esmeralda).

Otro problema, lo es la basura que llega directamente al embalse de las colonias aledañas, tanto de Atizapan y Naucalpan, pero a pesar de ser denunciado constantemente no hacen caso las autoridades.

Destacó Arturo Carranza que debe frenarse el crecimiento desmesurado de los desarrollos inmobiliarios y el riesgo en que se encuentra actualmente el bosque de Jilotzingo, afectan directamente la zona de recarga de aguas subterráneas, lo que se traduce en menos agua para todos.

El presidente de Colonos propuso, que antes de pensar en extraer agua de la Presa Madín para la Ciudad de México, se deberían realizar otras actividades, como desarrollar y aplicar una estrategia dirigida a eliminar los vertederos ilegales, regularizar las plantas potabilizadoras y eliminar los contaminantes que hoy se encuentran en la Presa Madín.

Definir un Plan de Desarrollo para todo el Valle de México, apegado a la Agenda 2030 de la ONU, para el desarrollo sustentable, la recuperación de nuestros ecosistemas y la cancelación de tantos desarrollos inmobiliarios e industriales, que no solo afectan nuestros mantos y zonas de recarga de aguas subterráneas, sino que hacen imposible garantizar los servicios mínimos indispensables, y no solo el agua, también la seguridad, transporte, recolección de basura, electricidad, espacios verdes y calidad de vida.

El dato que se tiene es que la Presa Madín almacena agua de ríos cercanos, para después surtirla a más de 155 mil habitantes de Naucalpan, Atizapan y Tlalnepantla del Estado de México.

ASME

Deja un comentario