Regreso a clases ¿híbrido?

Estamos a casi año y medio que comenzó la crisis sanitaria por la pandemia en México y aún no hay nada seguro en cuanto al regreso a clases se refiere. Y es que el tema no es sencillo, la tercera ola de contagios vino a complicar aún más el panorama y lo que es peor, se antoja difícil frenar la nueva variante Delta, que es mucho más contagiosa.

Es por eso que no se entiende que las autoridades educativas del Estado de México anticipen un regreso a clases “híbrido” en la entidad. En este mismo espacio hemos comentado que el hecho de que los menores no asistan a clases presenciales está teniendo afectaciones que aún no se pueden medir, pero una cosa es clara: un ciclo escolar o dos se pueden recuperar, la vida no.

Según la Secretaría de Educación, niños, niñas y adolescentes tendrán un regreso a las aulas mixto, es decir tomarán clases tanto a distancia como de manera presencial en los diferentes municipios de la entidad, con todos los riesgos que ello implica.

Y sí, son muchos los riesgos, el principal de ellos, desde luego, es que los menores resulten contagiados, pero de allí se derivan otros, como una cuarentena aún más larga y después invariablemente repercusiones económicas y sociales, por decir sólo algunas. De seguir así, estaremos en un círculo vicioso del que difícilmente podremos salir.

Y aún cuando las autoridades también maticen que el regreso a clases será voluntario, bien valdría la pena reflexionar sobre la pertinencia de no dejar ese tipo de decisiones a los ciudadanos, pues es labor de un gobierno dar a sus gobernados lo que necesitan, no lo que quieren.

Allí está el cambio de color del semáforo ordenado por el mismo Gobernador Alfredo del Mazo, pues las cifras de la pandemia vuelven a subir como la espuma, los hospitales vuelven a saturarse y prácticamente regresamos al mismo lugar donde iniciamos.

Entonces, ¿es una buena idea tomar un riesgo como el de mandar a los niños y adolescentes a las aulas?, todo indica que no, pues además no son pocas las voces de expertos que advierten del peligro que representa incorporar a la actividad educativa como esencial. Por el bien de todos, esperemos que se tomen buenas decisiones.

Twitter: @campudia

ASME

Deja un comentario