Riesgo de la velocidad

Diálogo en silencio

“Después de 100 kilómetros por Hora Dios se baja de la moto…”

Pasan los días y todavía hay a quienes les resulta increíble o no dan crédito a la manera en qué ocurrió el percance múltiple en la autopista México-Cuernavaca en donde murieron seis personas, todos ellos motociclistas y 12 más resultaron lesionados, en donde la causa aparente fue el exceso de velocidad.

Lo lamentable es que no atender una acción que puede ser básica, como lo es el respetar un límite de velocidad, haya causado ese desenlace trágico, en una de las vialidades que cuentan con tramos como el de la curva de La Pera, que es catalogada como una de las más peligrosas del país.

Sobran las hipótesis y/o especulaciones, pero lo cierto es que cuesta trabajo admitir que no observar una norma cueste la vida. Un colega me lo expresó: “después de 100 kilómetros por hora Dios se baja de la moto…”

De acuerdo con indicadores del INEGI del 2019, en nuestro país la colisión con motocicleta ocupa el tercer lugar en el número de personas fallecidas; junto con el atropellamiento y colisión de vehículo automotor concentran seis de cada 10 muertos en accidentes de tránsito.

El lamentable accidente de la México- Cuernavaca confirmó lo que dice la estadística: el fin de semana se registra la mayor cantidad de víctimas mortales. En primer lugar está el día domingo, en segundo el sábado y en tercer lugar el lunes.

Todos tenemos derecho a utilizar ese medio de transporte ya sea por diversión, pasatiempo o como herramienta de trabajo, pero estamos obligados a hacerlo respetando las normas de tránsito para una adecuada convivencia vial y sobre todo para cuidar la vida.

Las ventajas de emplear motocicletas son varias y van desde el ahorro de combustible, reducción de tiempo en desplazamientos y mayor margen de movilidad, pero sin duda deben ir acompañadas de una dosis alta de responsabilidad.

Cifras de Statista puntualizan que en México el tamaño de la flota de motocicletas ascendió aproximadamente a 4.8 millones de unidades en 2019, que representó un aumento del 18.5 por ciento en comparación con un año antes. En el 2010 era un millón 154 mil; es decir que en 10 años se cuadruplicó el número.

Y ahora en tiempos de pandemia con el confinamiento obligado; se pudo ver la utilidad de los sistemas de entrega de comida, medicamentos y otros insumos con los motociclistas. Ese mismo portal -Statista- señala que en México cerca de 18.1 millones de usuarios piden comida para llevar en restaurantes, de los cuales 9.1 millones lo hacen a través de aplicaciones que requieren de redes de distribución a través de motocicletas.

El reto es prevenir desgracias no sólo en las vías urbanas sino en las carreteras, como la ocurrida en Tres Marías. Corresponsabilidad entre automovilistas, motociclistas y autoridades. Valdría la pena conocer si a raíz del percance hay disposiciones adicionales para evitar accidentes como pueden ser patrullajes, abanderamientos de tránsito, similares a lo que en ocasiones realizaba la otrora Policía Federal de Caminos.

Para el 22 de agosto se anuncia una rodada al lugar de la tragedia con la prohibición de acrobacias, agresiones a automovilistas o motociclistas y no alcanzar altas velocidades; que sea el precedente, se concientice y se eviten muertes. 

Que prevalezca la cordura.

@periodistamex

Deja un comentario