Semillero de músicos

La Banda Sinfónica Juvenil de San Pedro Tultepec busca desarrollar el talento de niños y jóvenes

Proveniente de una familia de músicos, Lorenzo Meza Suárez busca transmitir y compartir su talento; desde hace 13 años creó la Banda Sinfónica Juvenil de San Pedro Tultepec, donde niños y jóvenes han encontrado su vocación y otros lo ven como un oficio.

El maestro considera que hasta un 50 por ciento de sus alumnos se dedicaron profesionalmente a la música tomando estudios académicos, tanto en Toluca como en la Ciudad de México.

Hay mucha disciplina entre los niños y jóvenes músicos.

Actualmente conformada por 40 elementos, la agrupación ha buscado la manera de sobrellevar la pandemia. El también clarinetista de la Orquesta Sinfónica del Estado de México (OSEM) cita a un número reducido de sus alumnos en su casa para poder seguir ensayando e incluso ha ido a dar clases a domicilios ya que sabe que la constancia es primordial para alcanzar el perfeccionamiento de sus ejecuciones, donde “la virtualidad nos obliga a hacerlo mejor”.

Durante el 2020 han hecho varias presentaciones digitales, tanto para eventos locales como nacionales con cuartetos, quintetos y, máximo, con octetos.

Algunos buscan aprender más y dar el salto al terreno profesional.

En la última década esta banda ha sido pionera en San Pedro Tultepec, una comunidad reconocida por su gusto artesanal y artístico, y de donde han surgido reconocidos músicos.

“El talento que hay en nuestra comunidad es impresionante y decide formar una agrupación con el género de banda sinfónica clásica, nosotros estamos enfocados sólo a instrumentos de viento, madera, flautas, trompetas, tubas y demás”, destacó Lorenzo Meza.

Debido a la pandemia hay que acudir a los hogares a enseñar.

Enrique Cedillo (Saxofón), es papá de Santiago (clarinete) y Mariana (flauta transversal), los tres miembros de la banda; hace tres años comenzaron por el gusto musical en la escuela de Bellas Artes de Capulhuac, y desde hace dos años se integraron al proyecto de Meza Suárez.

El padre de familia comentó que a sus hijos les ha ayudado a la disciplina, concentración, y su rendimiento académico mejoró.

“No tienen un teléfono (celular) al día de hoy no lo necesitan, no están clavados en el internet y videojuegos, se entretienen en otras cosas. Él (Santiago) va a interpretar un solo, entonces aparte de sus actividades tiene que estar practicando diario para que saque el tema”, expresó.

“Me empecé a dar cuenta que era más práctica y mucha disciplina, y empecé a estudiar para tocar la trompeta y luego tuve la curiosidad de pasarme a clarinete”, recordó Santiago Cedillo quien, igual que su hermana, quieren seguirse preparando para tocar cada día mejor y más profesional.

La banda tiene presentaciones en diferentes estados del país, lo que le ha dado un gran prestigio nacional, además de posicionar el evento que celebran en Lerma cada año con su festival, donde asisten de otras entidades de la república.

Deja un comentario