La Tribu EnteraOpinión

Sin falsas ilusiones

La Tribu Entera

Llegar a la mitad del camino en cualquier recorrido es la oportunidad para hacer un balance, replantear rutas, objetivos y estrategias. En ese punto se encuentra el gobernador, Alfredo Del Mazo Maza, quien –al cumplir los primeros tres años de su mandato- ha hecho un relanzamiento de su gestión, no sólo en términos de imagen pública, sino también de administración.

Con un nuevo eslogan que le identifique, dejando atrás el “Fuerte y con todo” –que no decía absolutamente nada y no logró posicionarse en el “imaginario colectivo”- se cambió la narrativa a partir de la frase: “Gobierno que no se detiene y hace equipo con la gente”. Se pretende comunicar  mayor cercanía con las personas y –muy oportunamente- dejar en claro que se sigue trabajando, a pesar de las circunstancias que provocó la pandemia por Covid-19 y que detuvo el mundo por varios meses.

En el mensaje que transmitió con motivo del “Tercer informe de resultados”, el gobernador enfatizó –más allá de las cifras que todo “informe” o mensaje implican- la cercanía y cordialidad con las autoridades federales y, de manera particular, con el presidente, Andrés Manuel López Obrador, a quien le agradeció su “liderazgo firme y sensibilidad social”.

Atrás quedaron aquellas imágenes del primer encuentro del gobernador Del Mazo con el presidente López Obrador, en la ceremonia –del 16 de septiembre de 2017- para conmemorar la “Batalla de las cruces”, cuando se observó un lenguaje corporal frío del primer mandatario hacia el político mexiquense y que estuvieron aderezadas por un mensaje de la “no primera dama”, Beatriz Gutiérrez Müller, quien hizo un recuento histórico de los “malos gobiernos”, a partir de un mensaje que recuperó de Carlos Pellicer, escrito hace 90 años.

En esa ocasión, en un video distribuido por Comunicación Social del gobierno estatal, se observaba el esfuerzo del gobernador para entablar conversación con el presidente y éste ni siquiera le miraba o respondía al comentario. Ya no más. Ahora hay mucha, mucha cordialidad.

En las imágenes que se transmitieron para “ilustrar” el mensaje del gobernador, se repitieron los videos (al menos en dos ocasiones) donde se observa la cercanía del presidente y el jefe del Poder Ejecutivo estatal e incluso, en una toma, se ve a López Obrador saludando a la gente y riendo animadamente con Del Mazo Maza, quien le acompaña detrás.

Asimismo, se emplearon imágenes de cercanía y sonrisas entre el gobernador, Alfredo Del Mazo, y la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, a quien le reconoció su voluntad para la correlación de esfuerzos que sostienen en torno a la Zona Metropolitana del Valle de México, donde habitan más de 23 millones de personas.

El relanzamiento del gobierno estatal también significó la producción y edición –especialmente cuidada- de imágenes coloridas para mostrar a gente sonriente, tanto en las pantallas colocadas en el patio central de Palacio de Gobierno, como en las transmisiones por redes socio-digitales y televisión. Muchas personas alegres mirando directamente a la cámara: Beneficiarias y beneficiarios de programas sociales, servidores públicos, derechohabientes, médicos, enfermeras, trabajadores de la iniciativa privada, entre muchos más.

Adicionalmente, se utilizaron con mucho énfasis las imágenes donde se mostraba al gobernador rodeado de personas, todas sonrientes y cercanas con el mandatario estatal, quien, en algunas imágenes, portaba cubrebocas –por actividades realizadas en la etapa de pandemia- y en otras se le veía sin esa protección, porque seguramente se recuperaron de los meses en los cuales no había preocupación de algún contagio.

Hace tres años, una prioridad del gobierno era la seguridad y ahora el primer apartado del informe fue el reporte de la pandemia, en el que se dio a conocer que se crearon 284 brigadas que ofrecieron 122 mil servicios para detección y atención del coronavirus, así como la realización de más de 110 mil diagnósticos de Covid-19… ¿Para una entidad de 17 millones de habitantes?

Más allá del análisis –profundo y detallado- que hagan en la LX Legislatura estatal del informe, algunas cifras llaman la atención como la relativa a la integración de más de 13 mil carpetas de investigación por violencia de género, pero apenas se han dictado 63 sentencias condenatorias las cuales, por cierto, son responsabilidad del Poder Judicial, no del Poder Ejecutivo.

Así, el gobernador Del Mazo relanza su gestión con el claro objetivo –luego de que el PRI ganó en Coahuila e Hidalgo- de mantener y acrecentar las posiciones políticas de su partido, tanto en los ayuntamientos como en los congresos estatales y el federal, y de ahí la necesidad –casi urgencia- de incrementar su nivel de confianza entre la ciudadanía, que actualmente alcanza poco más del 30 por ciento.

Sólo habrá que considerar que ni Hidalgo ni Coahuila tienen el padrón electoral que tiene el Estado de México, por lo que pensar que Morena –y el proyecto presidencial- se quedará de brazos cruzados, es una falsa ilusión en la que no deben caer, ni el gobernador ni los priistas mexiquenses.

PERCEPCIÓN

Empezó la sincronización visible entre el gobierno estatal y el PRI local con el eslogan #EquipoConLaGente, que se colocó en tendencias durante la tarde de este lunes en la red social Twitter. Los triunfos en Coahuila e Hidalgo fueron bálsamo para los priistas, pero el análisis debe ser más profundo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario