Son más que una cuota…

Diálogo en silencio

La frase es poderosa en sí misma; contundente. Superó por su fuerza los muros del lugar en donde se pronunció y ha trascendido en el tiempo desde aquel 1º de marzo de 2011, cuando en la entrega de los premios “Hacer la Diferencia”, Michelle Bachelet sentenció: “En América Latina se dice que cuando una mujer ingresa a la política, ella cambia; pero que cuando muchas mujeres ingresan a la política, la política cambia”.

Nueve años después, en nuestro país se debaten los puntos de un acuerdo del Instituto Nacional Electoral (INE) en el que señala que para asegurar el cumplimiento del principio constitucional de Paridad en Todo o Paridad Total, que es que las mujeres accedan a los cargos de elección popular y de decisión en forma paritaria en relación con los hombres, (reforma constitucional que entró en vigor desde el pasado 6 de junio de 2019) para el proceso electoral 2021, los partidos políticos están obligados a postular al menos a 7 mujeres en la elección de las 15 candidaturas a gubernaturas.

Y un punto fundamental: las sustituciones de candidaturas deben considerar la paridad y las nuevas postulaciones deberán ser del mismo género que las originalmente registradas; lo que sin duda evitará, en caso de que el acuerdo supere la impugnación por el Senado y el Partido Acción Nacional que alegan extralimitación de funciones del INE y que atenta contra la Constitución, que se denigre la posición de las mujeres cuando sean postuladas y sean sustituidas por hombres.

Al margen de lo que proceda o determine el Tribunal, es importante hacer una reflexión sobre un tema en el que el sistema político mexicano ha estado en deuda con las mujeres. Ahí radica la importancia del acuerdo del Instituto Nacional Electoral y se debe ver el contexto histórico para poner en la balanza un tema que ha sido inequitativo.

En la información que forma parte del acuerdo del INE, se puntualiza que de 1979 a la fecha sólo se registran 7 mujeres gobernadoras electas en la historia de México: Griselda Álvarez Ponce de León, Colima, 1979-1985 (postulada por una alianza entre el PRI, Partido Popular Socialista, Partido Auténtico de la Revolución Mexicana y Partido Comunista Mexicano; Beatriz Paredes Rangel, Tlaxcala 1987-1992; Amalia García Medina, Zacatecas, 2004-2010; Ivonne Ortega Pacheco, Yucatán, 2007-2013; Claudia Pavlovich 2015-en funciones en Sonora; y Claudia Sheinbaum 2018 – en funciones en la Ciudad de México.

Es decir que entre la primera y la segunda tuvieron que pasar ocho años.

En el mismo periodo 1979- 2020, se suman 2 mujeres gobernadoras en calidad de provisionales, que son Dulce María Sauri Riancho en Yucatán y Rosario Robles Berlanga en el entonces Distrito Federal.

En México, en el periodo comprendido de 2015 a 2020 se han registrado 226 candidaturas, de las cuales solo 41 han correspondido a mujeres (18.14%) y 185 han correspondido a hombres (81.86%), identificándose una gran desventaja en las postulaciones entre hombres y mujeres.

A todas luces se observa la inequidad y una desproporción; lo cual busca contrarrestar el acuerdo del Instituto Nacional Electoral.

Las mujeres han estado subrepresentadas.

Si fuera un acto de justicia, es indiscutible que la mujer ha ganado terreno en la arena política y así queda demostrado al observar el desempeño que tiene en tareas partidistas, principalmente en las campañas políticas; no hay mejores activistas y promotoras del voto como ellas y también en cargos de elección popular que han ganado por méritos propios.

Una mayor participación de la mujer no solo en las estructuras, sino en los cargos de dirección partidistas y en las propias candidaturas, refrescarán sin duda las campañas políticas y pueden dar otra dimensión a la competencia.

No se tiene que ver la participación de las mujeres en la política como una cuota para garantizar la participación, se debe legitimar su lucha para poder competir en igualdad de circunstancias por esos cargos de elección popular. Es un acto de justicia.

Requerimos pues un cambio en la política y qué mejor con una alta participación de mujeres candidatas para que como dijo Jesús Reyes Heroles, al tomar las riendas del Partido Revolucionario Institucional, se haga “más, mucha más política…mejor política y acabemos con la politiquería”.

Para mantenernos en comunicación, le dejo mi correo electrónico y twitter:

Correo electrónico: rosalio.soto70@gmail.com
Twitter: @periodistamex

Deja un comentario