Ultraciclista va por 530 Km en 24 horas, busca récord

Partirá de las Torres de Satélite hasta la fuente de La Minerva en Guadalajara

Alejandro Baillet

Una bicicleta, la naturaleza, aire puro y romper un récord, no sé, piénsalo. Y Gerardo Rojano no lo pensó, un día tomó su transporte de dos ruedas y sólo con la fuerza de sus piernas comenzó a pedalear para sentir la libertad de recorrer el país.

En esos trayectos el ‘Coloso de Ruedas’ implantó un Guinness World Records, el de cubrir una ruta dándole a su bici sin descansar, 402 kilómetros en 17 horas con 19 minutos. Desde las Torres de Satélite hasta Acapulco, pero no fue a la primera, tuvo que pasar por un fracaso.

“Quería ser futbolista, vi que no tenía futuro y me decidí por el ciclismo, entré a un equipo y fallaba al cumplir con las pruebas de velocidad, así que comencé a pedalear y pedalear, hasta que descubrí que lo mío era la resistencia.

“Antes, incluso, fui a competir a Estados Unidos, pero no era lo mío, así que cuando descubrí que podía recorrer grandes distancias me sentí en otro mundo y más al saber que había roto un récord, el de más kilómetros recorridos en bicicleta sin descansar en México, fue el 10 de diciembre del 2020”, recordó el hombre de 42 años.

Esta hazaña ya la había intentado, así, sólo con las ganas de demostrar que podía, pero le falló. Se quemó a la altura de Chilpancingo y es que el calor, la humedad y no estar concentrado lo tumbó antes de tocar la gloria o la arena tropical. 

Pero no sólo es cubrir la ruta, se necesita mucho entrenamiento, permisos, planeación y Gerardo lo fue aprendiendo con el paso del tiempo.

“Que quedé bien claro, no puedes sacar la bici para rodar en carretera, está prohibido. Tuve que sacar permisos especiales en la Policía Federal, en Caminos y Puentes, te exigen llevar un equipo de seguridad.

“Cuando ya tienes todo en orden, solo te queda rodar, concentrarte en tu objetivo y no perderte en otras cosas. Solo sentir que vas recorriendo esos caminos de México. Yo como buen sateluco disfruto esos recorridos”, comentó el originario de Naucalpan, Estado de México.

No lo frena la pandemia

Para el atleta de alto rendimiento vienen más retos y desea que más mexiquenses se unan a este deporte poco conocido en el país. Aunque primero está su salud y trata de evitar contagiarse de Covid-19.

Y mientras estaba enclaustrado no perdió el tiempo, practicó en su hogar, manejar 300 kilómetros en un día, otras etapas como mil kilómetros en etapas o en la que logró su primer podio, un segundo sitio en 2 mil 663 kilómetros en 10 días.

“Claro, te conectas electrónicamente a un dispositivo y la Asociación Mundial de Ultraciclismo va tomando tus datos, no hay manera de hacer trampa. En estas pruebas logré un segundo lugar muy peleado.

“Es una lástima que en México no conozcan mucho el ultraciclismo, hay muchas competencias en Europa y Estados Unido y acá necesitamos más promoción”, reveló el hombre de las piernas de acero.

Una bicicleta, la naturaleza, aire puro y romper un récord, no sé, piénsalo. Y Gerardo Rojano no lo pensó, un día tomó su transporte de dos ruedas y sólo con la fuerza de sus piernas comenzó a pedalear para sentir la libertad de recorrer el país.

Devorará kilómetros

En lo que resta del año el pedalista espera imponer más marcas a bordo de su bólido de dos ruedas.

Entre sus rutas, hechas sólo para seres con una gran fuerza de voluntad, está la que partirá de las Torres de Satélite, en Naucalpan, Estado de México, hasta la fuente de La Minerva, en Guadalajara, Jalisco.

Serán 530 kilómetros de un jalón, es decir en un día, con pocos, muy pocos descansos, con tal de cubrir la mayor distancia en menos tiempo.

Pero no es todo, si ya se ve cansado este paseo, ya tiene el manubrio puesto en el trayecto Torres de Satélite-Monterrey. Así es, un recorrido de 950 kilómetros en 24 horas.

Para rematar dos que le exigirán lo máximo de su cuerpo, Mexicali-Chiapas y Tijuana-Cancún, más de 4 mil kilómetros de cada una de estas rutas.

Su necesidad de subirse a la bicicleta lo llevan a peregrinar acompañado de unas barras energéticas y sueros como comida, pero su mejor alimento es rodar y rodar.

TAR

Deja un comentario