Violencia política, la verdadera pandemia de las elecciones

El “Indicador de Violencia Política en México 2021” coloca a la entidad en quinto lugar de agresiones

Desde móviles de índole electoral hasta criminales, la violencia contra políticos es una realidad en el país.

A 217 días del inicio del proceso electoral en el Estado de México, dos integrantes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) denunciaron amenazas para desistir de sus pretensiones políticas.

El primer hecho ocurrió el 13 de marzo, cuando el aspirante a la alcaldía de Jilotepec y actual diputado local, Benigno Martínez García presentó una denuncia ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) por extorsión y amenazas hechas contra él y su familia.

De acuerdo con el legislador, recibió diversos mensajes telefónicos con los números de placas de su vehículo y el de su esposa, para condicionar su continuidad en el proceso para candidato de Morena a la presidencia municipal; además, le exigieron 2 millones de pesos.

 “He decidido enfrentar este asunto en las instancias legales con la firme intención de que este tipo de prácticas se castiguen y los ciudadanos seamos libres de ejercer nuestros derechos políticos y civiles”, expresó en su momento.

Además de este caso, el 18 del mismo mes, el legislador federal de Morena, por el distrito 23 del Estado de México, Sergio Pérez Hernández, reveló que fue víctima de amenazas de muerte contra él y su familia.

Sin reporte de violencia: IEEM

Hasta el mes pasado, el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) no tenía reportado algún tema de inseguridad.

La consejera presidenta provisional, Laura Daniella Durán Ceja, recordó que ya han sostenido una reunión con el gabinete para abordar el tema.

Reportó que en los 170 órganos desconcentrados tampoco han tenido ningún incidente de seguridad, más allá de la vigilancia rutinaria de patrullaje en torno a las instalaciones.

Aunque, en un hecho aislado se tuvo el robo de un equipo de cómputo, pero no dentro de las juntas distritales, sino en su traslado.

“Fuera de ese incidente afortunadamente no ha ocurrido nada, pero seguiremos reforzando las medidas de seguridad”, señaló.

En tanto, el secretario general de Gobierno del Estado de México, Ernesto Nemer Álvarez, recalcó que se busca tener un proceso electoral en paz y en tranquilidad, pues les preocupan los 125 municipios mexiquenses en temas de seguridad.

Señaló que el Ejecutivo estatal será congruente con el Acuerdo Nacional por la Democracia, que firmó con el Presidente de la República.

Por otro lado, para el dirigente del PRD, Cristian Campuzano Martínez, el tema es preocupante considerando el incremento de la incidencia delictiva.

Planteó que el reto es que los partidos y sus futuros postulantes puedan expresar sus ideas sin intervención de grupos del crimen organizado o de otra naturaleza, principalmente, en las zonas sur, norte y oriente.

Corre sangre

En la elección de 2018, se registraron 3 asesinatos y al menos 5 ataques de precandidatos y candidatos, aunque las autoridades descartaron que estuvieran relacionados con los comicios, dan testimonio de la inseguridad en la entidad mexiquense.

Durante la elección de aquel año, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) brindó protección a 9 candidatos y militantes.

Se abrieron 4 carpetas de investigación por agresiones en contra de políticos y 9 indagatorias promovidas por simpatizantes, de las cuales 3 fueron por homicidio; 5 por amenazas; 2 por extorsión y 3 por lesiones.

En dicha justa electoral, ocurrieron los asesinatos del precandidato del PRI a la alcaldía de Cuautitlán Izcalli, Francisco Rojas San Román; precandidato a quinto regidor de Tepetlaoxtoc por la coalición del PAN-PRD-MC, Alejandro Espejel Gómez; y de Adiel Zermann Miguel, candidato de la coalición Juntos haremos historia, a la presidencia de Tenango del Aire.

Además de estos homicidios, el 9 de febrero del 2018, el entonces dirigente del otrora Partido Encuentro Social (PES), fue agredido a balazos.

Otros ataques se cometieron contra los entonces aspirantes de Morena, en Coacalco, Edgardo Luna Olivares y del PVEM, en Jilotzingo, Eleuterio César Solís.

El 19 de marzo de 2019, el cuerpo de Rodrigo Segura Guerrero, segundo regidor de Atizapán de Zaragoza, emanado del PES, fue encontrado con lesiones de arma de fuego, en la colonia Lomas de San Miguel Norte.

Eusebio Martínez Peláez, era el cuarto regidor del PES electo en el 2018, pero fue hallado muerto en julio en un predio de la colonia Zoquiapan, en Ixtapaluca.

El alcalde de Valle de Chalco, Francisco Tenorio Contreras Martínez Peláez fue asesinado ese mismo mes. Por el crimen fue detenido y vinculado a proceso Saúl, quien era su suplente.

El 7 de agosto de 2019, la síndico municipal de Jilotepec, Beatriz García Licona fue baleada por un par de sujetos, mientras salía de su domicilio sobre el camino que conduce de Coscomate del Progreso a Dexcani Bajo.

Ramón Rodrigo Martínez, séptimo Regidor y dirigente local del PRD, fue víctima de un atentado el 6 de junio del 2020, en Tonanitla, donde perdió la vida.

El 23 de octubre de ese mismo año, después de un evento del PVEM, al menos tres personas fueron atacadas a balazos en la vía pública y Guillermina Sánchez Ramírez fue asesinada en Tlalmanalco.

Aquí y allá

El informe “Indicador de Violencia Política en México 2021”, de Etellekt Consultores, señala que desde el 7 de septiembre de 2020 y hasta el 20 de marzo de 2021 se registraron 238 agresiones contra personas políticas con un saldo de 218 víctimas de diversos delitos; 166 hombres y 52 mujeres.

El documento identificó que Veracruz se ubica como el estado de mayor riesgo para la actividad política y electoral, al concentrar el 20 por ciento de víctimas letales a nivel nacional.

Junto con esa entidad, Oaxaca, Puebla, Guerrero, Estado de México, Quintana Roo, Michoacán y San Luis Potosí, concentran el 65 por ciento de todas las agresiones registradas.

Estrategia nacional

En marzo, la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fede), en coordinación con el gobierno federal, conformaron una Comisión de Estrategia de Seguridad para proteger a los candidatos que participarán en los próximos comicios.

La estrategia contempla una semaforización de riesgos, que va de los niveles bajo a medio, alto y extremo; en donde para los dos últimos se brinda una atención inmediata a través de una mesa que trabaja diario y las 24 horas del día.

Para conseguir sus objetivos, la Fede ha firmado convenios de colaboración con 30 fiscales generales de las entidades del país.El próximo 6 de junio en México habrá comicios para elegir 500 diputaciones federales; 15 gubernaturas; más de mil 900 presidencias municipales; mil 63 posiciones en congresos locales y más de 17 mil espacios entre regidurías, sindicaturas y concejales. En suma, más de 21 mil cargos.

Deja un comentario