PERFILES: Don Timo, bolero y trovador de Otzolotepec

Sus letras favoritas son las que hablan de Otzolotepec y de su gente

Ir a bolearse los zapatos al centro de Otzolotepec, municipio al norte de Toluca, es tener la garantía de que no sólo quedará bien lustrado el calzado.

Hasta le pueden dedicar un corrido o le canten algo de un personaje destacado del municipio, porque Don Timo se encarga de ambas cosas. 

Ya entrado en años, lo mismo saluda a jóvenes o niños que a adultos y adultos mayores. Todos lo conocen y saben de sus habilidades para la boleada y para destacar la vida y obra de la gente de Otzolotepec. 

En plena plaza, frente al ayuntamiento, están las sillas para bolear, donde presume sus fotos con el fallecido empresario Jorge Vergara que con políticos locales. Ahí mismo está su inseparable guitarra. 

Dos décadas como el rezandero de Otzolotepec

Don Timo canta desde que tiene uso de razón, por eso 20 años de su vida fue el rezandero de Otzolotepec. Ahí empezó a cantar las alabanzas y un buen día prometió componer un canto al Señor de Chalma. 

Ese fue el primer ejercicio, en donde se percató de que tenía habilidades para componer corridos y canciones con solo unos datos. 

Las primeras letras que compuso fueron para su municipio, para Santa Ana Jilotzingo, cuna de la producción de la bandera, para caudillos, personajes famosos y hasta para los vecinos más conocidos como conductores de camiones y trabajadores. 

Sin dejar de lado su empleo en la boleada, su fama como compositor incrementó y ahora cada inicio de campaña es visitado por algunos políticos de diversos partidos para que les componga una canción. 

“Solo necesito que me traigan algo de lo que proponen, de lo que hacen, que me digan algo de ellos aparte de su nombre y con eso me inspiro para componerles algo… soy apartidista y les compongo a todos”.

Sus preferidas son las que hablan de Otzolotepec y de su gente, así como la del Caudillo de Otzolotepec, un personaje que repartió la tierra de las haciendas a los campesinos. 

Suma alrededor de 80 corridos para personajes de la región; de todas se acuerda pero los pulmones ya no le dan a veces para más “fui rezandero y aspiraba el humo del copal, de las velas”. 

Ahora ya casi no canta mientras lustra zapatos, pero cuando lo llega a hacer es porque el cliente lo pide o para alegrar a los niños que llegan hasta su local móvil.

TE SUGERIMOS:
Perfiles | Leticia Arcos Hernández, de la cárcel al autoexilio
PERFILES: Tanya Vázquez, renacer legal

NEF

Deja un comentario